El reciente fallecimiento del dictador Fidel Castro ha sido comentado por múltiples medios de prensa en muchas partes del mundo. Desde luego, siempre con el señalamiento de que ha sido el dictador, o tirano, que durante más años ha tenido sometido a su pueblo a su férreo mandato. Y no han faltado elogios, indolentes a veces y mal informados o informados a medias en otros casos.

No obstante haré especial señalamiento a la forma en la que el hecho se recibió en la Florida, en especial en el condado Miami-Dade, en donde reside la mayor y más activa concentración de cubanos exiliados.

Desde la medianoche en que llegó la noticia a los medios de prensa se produjo un desbordamiento popular multitudinario en las calles y establecimientos, sobre todo en los famosos comercios que suelen ser visitados corrientemente por los cubanos y miembros de otras comunidades hispanas. Miles de personas inundaron de hecho, calles como la famosa Calle 8 del SW, lo que puso de manifiesto varias cosas.

La propaganda del régimen castro comunista –que durante años ha estado trabajando para minar el exilio cubano militante, histórico o convencional, ha venido planteando que ya ese exilio ha cambiado (por vejez, cansancio y falta de motivación), y una nueva emigración –no ya desfavorable al régimen, o al menos indiferente, tiene la primacía en este destierro. Pero salieron a manifestar un especial júbilo miles de miles de cubanos, con una peculiaridad, que no menos del cincuenta por ciento de esas multitudes, estaba compuesta por jóvenes. Y que esa supuesta emigración por el régimen castrocomunista señalada, ni tenía fuerza en esta emigración, ni valor para mostrar la cara. Luego estos hechos constituyen un triunfo histórico e incluso ideológico, no obstante, sobre una tragicómica atmósfera funeral.

Entre los muchos temas que los medios de prensa internacionales vienen comentando en los funerales del dictador fallecido, está esa especie de recuento del paso del citado tirano por el escenario histórico durante el cual nos tocó a los cubanos padecerlo, que le han dado en llamar “el legado” de Castro, en donde priman elogios. Y, por supuesto, esa es la mirada desde el exterior (indolente, información a medias o complicidad, que antes así calificamos). Pero, mirando al interior de lo que se ha sufrido dentro de Cuba por el pueblo llano, lo que debe sumarse lo que ha habido en el fondo de la presencia e intervención de Castro y su régimen, la realidad es otra.

Al legado del dictador Fidel Castro. hay que añadir y aún muy someramente: l) Ha sido el tirano que durante más años ha estado gobernando a un país en la historia de Hispanoamérica. 2) El más sanguinario todos ellos. 3) El recuento probado de cubanos asesinados en los infernales paredones de fusilamiento sobrepasa el número de los siete mil. 4) Llenó el país de cárceles y distintos centros carcelarios, por los que pasaron algo más de trescientos mil cubanos por disentir del gobierno, conspiraciones y disensiones debido a que el régimen cerró las vías pacíficas e institucionales para manifestarse políticamente. Y aquí, en cuanto a prisioneros bajo el castrocomunismo, hay que anotar con letras mayúsculas, que durante este gobierno alrededor de SEIS MIL mujeres pasaron por las cárceles políticas, hecho no registrado en la historia de país alguno, y con condenas hasta de veinte años de reclusión. 5) Huyendo de la represión y la falta de libertad, ha tenido que marcharse del país alrededor del 20% de la población (antes Cuba era un país donde sus habitantes no se marchaban en forma masiva); y ahora lo han estado haciendo por los medios más insólitos y riesgosos, al extremo que se calcula en unos 15 mil cubanos fallecidos en el intento de escapar de la Isla lanzándose al mar. (Agréguese recientemente miles de cubanos atravesando el riesgoso camino de la selva en Centroamérica, intentando huir hacia Estados Unidos). 6) El sistema totalitario impuesto por Fidel Castro y su camarilla gobernante, ha propiciado la división de la familia cubana – extremos del odio) debido a disensiones políticas en el seno familiar. 7) Ha empobrecido el país, con el fracaso económico del sistema comunista; y hemos subsistido en la Isla con el subsidio económico desde el exterior (la Unión Soviética,, Venezuela, las Remesas desde el exilio… Y ahora asidos a la nueva esperanza de las posibles inversiones del capitalismo norteamericano.

Además de todo lo anterior, añádase que la represión policial, las golpizas y los arrestos masivos continúan en la isla contra pacíficos activistas por los derechos humanos y la libertad. Luego al hablar del “Legado de Castro”, para ser honestos y ante la historia, hay que incluir todo lo antes expuesto.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas