Me honro en presidir una universidad que pudiera tener más arraigo que una de esas reuniones azarosas de las Naciones Unidas, donde los participantes suelen no ponerse de acuerdo. Aquí se hablan decenas de lenguas con una ostentosa representatividad cultural internacional que convive en total armonía.

Debido a esa inclusividad y amplitud conceptual que nos caracteriza, guardo para mi total privacidad el credo político, pues evito las interferencias poco operativas. Me espanta el adoctrinamiento tan caro a los pueblos sojuzgados por dictaduras, del cual soy víctima.

En esta cruzada educacional que cada día emprende Miami Dade College, los intereses estudiantiles son más ambiciosos que las ideologías. El éxito nos ha dado la razón.

Les confieso, sin embargo, que en esta ocasión deberé hacer una excepción para tributar a la heroica juventud de Venezuela que ha tomado, durante más de un centenar de días, las calles de sus ciudades para hacer valer el concepto que es la piedra angular de las democracias: la libertad.

Y manifiesto cuanto me emociona esta epopeya porque en los rostros de quienes luchan con sus cuerpos como escudos ante la represión, encuentro los mismos muchachos y muchachas de Venezuela presentes en nuestro College por centenares.

Como bien apunta el distinguido periodista venezolano Manuel Corao, el proyecto del llamado “hombre nuevo” falló en su país luego de 18 años de una intromisión de la dictadura castrista que ciertamente causa pavor.

Están desmontando el populismo, la arbitrariedad y gestos anticonstitucionales del régimen en el escenario público abierto a la opinión internacional que es la calle, cuando se agotaron muchos recursos de negociación.

Es lamentable y hasta vergonzosa la indiferencia de algunos medios de prensa sobre lo que está aconteciendo en esa gran nación.

Afortunadamente existe nuestro enclave, con figuras esenciales del exilio venezolano y políticos de primer nivel, que van desbrozando para nuestro entendimiento los entresijos del drama, así como este venerable Diario las Américas con una cobertura emblemática, a fondo, de los sucesos.

Los testimonios gráficos referidos en la sección “Las páginas negras de Venezuela”, ya quedan grabados para una futura historia de la heroicidad latinoamericana.

Localmente nuestro West Campus fue escenario, hace poco más de una semana, del referendo simbólico que dio al traste con las intenciones del régimen de alterar la constitución para perpetuarse en el poder. Más de 30.3000 venezolanos se dieron cita civilizadamente en nuestros predios y ejercieron su derecho sagrado de decir no a la impunidad.

Este fin de semana marca un momento definitorio del proceso. Hacemos votos para que las partes en conflicto se pongan de acuerdo y para que esta epopeya no haya sido en vano en la búsqueda modélica que han desencadenado los venezolanos de la sagrada libertad.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas