Las personas con bajos ingresos muchas veces tratan de tener iniciativas para poder acceder al, cada vez más difícil, mercado inmobiliario. Las rentas se hacen igualmente más imposibles de pagar y, si trabajas en Miami, vivir en la periferia no es una opción, porque los gastos en transporte, (gasolina, revisión y tolls) se comerían lo que te ahorres en el alquiler de un apartamento en barrios más alejados. Con este panorama es cuando surge la idea de comprar una propiedad entre dos familiares o alquilar una con alguien, mientras las cosas mejoran.

Pero, comprar una casa entre dos familias sería una mala idea. Imagínese llegar a la casa y no tener la privacidad que debe porque la cuñada o el cuñado y los sobrinos están ahí. Imagínese no poder pelear, o discutir algo con su cónyuge en voz alta, porque pueda despertar al bebé de su hermana.

Vivir temporalmente en conjunto con otra familia para reducir gastos y establecerse financieramente para luego comprar a solas, tiene sentido y puede formar parte del gran cuadro de un buen plan financiero. Si es necesario vivir juntos por un rato, es mejor rentar (alquilar) para no comprometer sus finanzas con alguien más. Muchas familias deciden vivir juntos (y no hay nada malo en eso) pero no debe ser para siempre. Si deciden vivir juntos y rentar, tiene que tener un plan definido para no estar en esa situación por siempre; necesita tener un plan de salida. Va a ser muy difícil para todos pero véanlo como un sacrificio temporal para más adelante tener su propia casa.

También es muy peligroso comprar una casa con otra familia porque, bajo los ojos del banco, solo hay un dueño, ese dueño es la persona que haya firmado el préstamo. Así que, si su familiar firmó y usted fue quien ahorró el dinero con el cual su familiar pudo lograr la hipoteca y usted es el que paga la mensualidad y el que tiene dinero para poner la casa bonita; nada de eso le hace a usted dueño legal. El dueño, que es su familiar, va a recibir todo el reconocimiento de las instituciones crediticias porque fue quien firmó el contrato de hipoteca. Del otro lado, su familiar corre el riesgo de que usted no pueda cumplir con su parte del pago y que su crédito se eche a perder. Y reparar un crédito es un largo proceso.

Olvídalo, es más riesgo. Renten juntos para reducir gastos temporalmente y ahorren para una buena entrada, para que ustedes mismos califiquen para su propio préstamo para su casa. ¡Eso sí es un buen plan! Por eso le llaman CASADOS que significa CASA DE DOS.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas