Dentro de unos días los habitantes de Jerusalén, de Israel y sus simpatizantes estarán de regocijo al cumplirse el trigésimo séptimo aniversario de la proclamación de esta ciudad como la capital eterna e indivisible del Estado de Israel. Esto fue posible por una resolución firmada por el Knesset, Parlamento, israelí: Ley de Jerusalén de 1980.

La Ley de Jerusalén reconoce a la ciudad de Jerusalén como capital del Estado, en ella están ubicados las sedes de la Presidencia, del Gobierno, del Knesset y de la Suprema Corte. También garantiza la libertad religiosa para todas las personas y religiones. Jerusalén es la ciudad sagrada para tres de las mayores religiones monoteístas del mundo: el judaísmo, el islam y el cristianismo. Gracias a todas las Leyes fundacionales de Israel, en especial la Ley de Jerusalén, dan sentido de orgullo a los israelitas y amantes de la democracia y la libertad; porque hacen del Estado de Israel la única democracia en el Levante y todo el Oriente Próximo, integrado por 17 países.

El Estado de Israel enfrentó cinco guerras impuestas por los países árabes desde su declaración de independencia en 1948. Estas fueron: Guerra de Independencia de Israel, mayo 1948 a enero 1949; Guerra de Desgaste, octubre-noviembre de 1956; Guerra de los Seis Días, junio de 1967; Guerra del Yom Kippur, octubre de 1973; y desde 1982-1983 conflicto en el Líbano. De estas beligerancias, el pueblo judío salió vencedor y consolidó su soberanía.

Datos de importancias históricas de estas guerras árabe-israelíes. Israel declara su independencia y ese mismo día en la noche es atacado arbitrariamente por los países árabes: Siria, Egipto, Jordania, Líbano, Irak, Arabia, Saudita y Yemen. Se firma el armisticio de 1949 y se delimita la Línea Verde sobre Jerusalén, Judea-Samaria y la Franja de Gaza. Esta Línea Verde no era una frontera política o territorial, y la definición de las fronteras se realizaría con un acuerdo permanente de paz con los países implicados, que permanecen en estado de guerra, excepto los firmantes de los tratados de paz de Camp David, entre Egipto e Israel, 1979, y Jordania e Israel, 1994. Las fronteras entre Israel y el futuro Estado árabe palestino permanecen pendiente a discusión.

En 1949, la región de Judea-Samaria y la ciudad de Jerusalén fueron ocupadas por Transjordania (Jordania), la primera, la nombran Cisjordania, la Franja de Gaza fue ocupada por Egipto, ambos países violaron los tratados de Naciones Unidas. Por esto, cuando algunas naciones exponen que Israel debe volver a las fronteras de 1967, están cayendo en un gazapo histórico, o, en algo peor, un error político jurídico mal intencionado; porque nunca antes sobre esta región existió frontera ni representación de Estado nación que no fuera Judío.

La Guerra de los Seis Días o de Liberación de Israel fue un conflicto con Siria, Egipto, Irak y Jordania del 5 al 10 de junio de 1967. Los israelitas conquistaron la Península del Sinaí, Franja de Gaza y los Altos del Golán. Este proceder aseguró la liberaron de Judea-Samaria y Jerusalén Este, el 7 de junio de 1967.

En esta primavera se comenzó a festejar el quincuagésimo aniversario de la liberación de Jerusalén, el regreso del pueblo judío al más sagrado lugar y esencia de su existencia, Jerusalén. El logo del jubileo, según la Ministra de Cultura, Miri Regev, “narra la verdadera historia de Jerusalén”.

El número 50 (5 y 0), Regev, lo describe así: “La razón del número 5 en el arpa nos recuerda a David, rey de Israel, quien determinó que Jerusalén fuese nuestra eterna capital hace 3,000 años. La parte de arriba es la cabeza de un león, símbolo de Jerusalén hasta este día. El número 5 simbólicamente representa el tiempo de la historia de Jerusalén, desde el rey David hasta la Brigada 55 de Paracaidistas de la Fuerza de Defensa Israelí, que entró por la Puerta de los Leones y liberó a Jerusalén durante la Guerra de los Seis Días”.

La Ministra refiere: “Dentro del cero, aparece la bandera de Israel sobre el muro de la Ciudad Antigua, el Muro Occidental y el Monte del Templo. El color del logo es dorado porque representa la letra casi profética de la canción por Naomi Shemer describiendo a Jerusalén de Oro”.

2 080 años del inicio de la ocupación forzosa y continua de su país, el primer ministro Benjamín Netanyahu dijo estas palabras de aliento, valentía y perseverancia en su identidad nacional: “Quiero decir al mundo en voz fuerte y clara: Jerusalén siempre ha sido, y siempre será, la capital de Israel. Hace 50 años regresamos a nuestra capital y a nuestra tierra, no la conquistamos sino que la liberamos”. Y se oyeron los gritos de alegría de la juventud cantando Am Israel Jai (El pueblo de Israel Vive).

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas