Este próximo 4 de noviembre tendrá lugar en la ciudad de Nueva York el evento de artes marciales UFC 271, en el cual peleará alguien del patio, de Miami, Jorge Masvidal, un guerrero cubano-peruano que se ha curtido en las calles de nuestra ciudad, pero que hoy usa sus puños de manera profesional.

Sí, en las calles literalmente, nada de metáforas aquí.

La leyenda de Masvidal comenzó con combates callejeros en YouTube, los cuales lo hicieron famoso y le abrieron las puertas, primero a la organización de Strikeforce y después al UFC, el líder en las Artes Marciales Mixtas.

Hoy su lugar es en el UFC y en la cartelera más grande de este 2017, en el legendario Madison Square Garden, lugar por donde han pasado los mejores boxeadores de la historia y que, tras la legalización de las MMA hace un par de años en el estado de Nueva York, va llevando a los mejores peleadores de este deporte, que todavía anda en crecimiento.

Ya con más de una década dentro de los octágonos de todo el mundo, este joven de madre peruana y padre cubano sigue buscando una oportunidad titular en la división de las 170 libras.

Ahora mismo es el número cuatro en su peso en el UFC y esta cita ante Stephen Thompson le puede catapultar a la esperada cita por la corona welter en poder de Tyron Woodley.

Su marca de 32-12 es un indicativo de la experiencia de ¨Gamebred¨, el peleador que se hizo en las calles, que practicó boxeo por un tiempo y que finalmente encontró su nicho en el octágono del UFC, ahí donde están los mejores.

Algo que siempre lo ha caracterizado es su pasión desenfrenada por esta ciudad y su gente, su deseo de que se sepa que es cubano, peruano, miamense y latino. Eso lo repite constantemente y creo que hay que celebrárselo. No todos los días te encuentras a un peleador de gran nivel en el UFC que te repite constantemente su lugar de origen, su casa, su pedigrí.

Y si es de nuestro patio, mejor.

Repito, siendo ya un veterano de mil batallas, lo único que le falta es una pelea por el campeonato del UFC, algo que ya intentó en vano en Strikeforce, y que recientemente se le complicó por su derrota ante el brasileño Demian Maia el pasado mes de mayo. Un triunfo sobre Thompson es un buen comienzo.

A Masvidal le ayuda mucho que siempre da espectáculo, muchas veces en detrimento de su propio éxito, pues pone en peligro peleas que ya tiene ganadas. Pero así es él. Desde que peleaba en las calles y se le veía en YouTube. Hay que dar espectáculo, hay que gustar, hay que noquear. Todo para ganar.

A sus 32 años creo que todavía le queda mucha gasolina en el tanque para buscar esa oportunidad que se la ha negado en el UFC. Público tiene y sus puños son su mejor carta de presentación, sin olvidar esos rodillazos que han golpeado a tantos rivales que han quedado tendidos en la lona. Además, me atrevo a decir que a pesar de haber estado en tantas batallas en la jaula, no se le nota en absoluto.

Todo lo contrario. En él siempre encontramos a un guerrero que no se detiene y que parece que tiene un motor extra y que siempre está buscando cómo terminar a su oponente, con sus puños o con patadas.

La cita en el legendario Madison Square Garden es una que le puede encumbrar porque todos los ojos del mundo van a estar mirando esa cartelera. En la capital del mundo millones de personas

Su rival es uno de primerísimo nivel, por lo que si sale triunfador, se mete de nuevo en la lista de los aspirantes a pelear por el cinturón welter del UFC.

Esperemos a la noche del 4 de noviembre en Nueva York.

Ahí nos vemos.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas