Como un hecho inédito en la historia de Venezuela, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) se ha conformado en el exilio tras la persecución de la dictadura de Nicolás Maduro, contra los magistrados designados legítimamente.

El máximo tribunal de Venezuela, que fue elegido por la Asamblea Nacional (Parlamento) de mayoría opositora, nunca pudo instalarse debido al acoso y las presiones desatados por el régimen; no obstante, acaba de tomar posesión en un histórico acto solemne celebrado en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), con la misión de hacer justicia desde el exterior.

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien se ha convertido en un férreo defensor de la democracia venezolana y de su institucionalidad, ya ha dado el respaldo de la organización a un proceso que lleva el sello de la legitimidad, la que le dio el pueblo venezolano a un Parlamento, elegido a través del voto popular.

"Los venezolanos necesitan mucha fuerza, para enfrentar una dictadura, la peor receta es la cobardía, celebramos el coraje personal de estos magistrados para asumir la democracia", señaló Almagro.

Para llegar a este punto algunos juristas seleccionados por la AN se refugiaron en las embajadas de Chile y México, mientras que otros optaron por el exilio. Resalta el caso de Ángel Zerpa, miembro de la Sala Político Administrativa, que fue apresado el 22 de julio, para posteriormente ser encerrado en El Helicoide, sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) en Caracas.

Luego de la presión internacional y nacional, más una huelga de hambre por más de 20 días, fue liberado con medidas cautelares.

Tras el acto de instalación de este 13 de octubre, el reto es demostrarle una vez más al mundo de que en Venezuela hay una dictadura, pues esos hombres de leyes no se fueron del país por gusto sino por la implacable persecución a la que fueron sometidos.

En palabras del presidente del TSJ en el exilio, el magistrado Miguel Ángel Martín, los magistrados designados por el Parlamento se enfocarán en trabajar los temas de terrorismo o delitos de lesa humanidad, apoyándose en la Corte Penal Internacional, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el Tribunal Europeo sobre Derechos Humanos y otras instancias internacionales.

Es una manera de seguir abriendo camino para que la justicia llegue a su verdadero destino: el oprimido pueblo venezolano.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas