ebruzual@gmail.com
@eleonorabruzual

Hace 12 días el mundo entero pudo ver la presencia multitudinaria de una ciudadanía que exigió en las calles de Caracas la salida de una tiranía que solo cómplices pretenden aún darle connotación de democracia. Cientos de miles de hombres y mujeres volvieron a la calle, acción que hace temblar al régimen castrochavista. Volvieron para exigir revocatorio al mandato de Nicolás Maduro y también garantías para que puedan realizarse las elecciones regionales (Gobernadores) antes del fin de año.

Y es que hay que decirlo y repetir una verdad que conviene a bastantes cómplices en roles opositores que dejemos pasar. Esta verdad es que no tiene sentido alguno activar un referéndum revocatorio más allá del 2016. Hacerlo nos dejaría sin Maduro, pero con una tiranía castrochavista con nuevo capo en Miraflores. La tiranía castrochavista capitalizando el show que a muchos parecerá un acto democratísimo y servirá para lavarle la cara a la Peste Roja y prolongar la agonía de millones de venezolanos.

Y lo más terrible: Dejar pasar el año 2016 sin activar el Revocatorio (Y ojo, de este año quedan 3 meses y medio) sería sumir en la más terrible desesperanza y la más enervante sensación de burla a millones de personas que en Venezuela claman por la recuperación del país para la democracia, la libertad, el respeto a los Derechos humanos. Claman por comida, por medicamentos, por las más elementales garantías a sus vidas y bienes. Millones de personas que sintiéndose burlados no saldrían nuevamente a las calles, no acudirían a ninguna convocatoria opositora, no se movilizarían a votar en las elecciones regionales que legalmente deben efectuarse también este año 2016 –concretamente el mes de diciembre- y donde se elegirá a los Gobernadores de cada entidad federal para el período 2017-2021.

¿Y qué conlleva esa abstención forzada por la desesperanza? Algo pavoroso… Unido a la permanencia en el Poder por tres años más de esa banda delincuente que es el PSUV, tendríamos la pérdida de gobernaciones hoy opositoras (ahora 20 en manos del PSUV y tres representadas por la oposición) y la imposibilidad de ganar si no todos los gobiernos regionales casi todos y por supuesto los parlamentos estadales.

Nada es casual, nada es caprichoso hoy… Se activan alarmas y eso nunca es infundado. Se activan alarmas en los que observamos y pulsamos el clima político, social, económico y fundamentalmente emocional de los que vivimos en Venezuela. Pero ¡Ojo! las alarmas tienen sonando décadas... A los que las activamos y también a los que las escuchamos nos han llamado de mil formas y todas despectivas… Esto sin dudas es el mejor cultivo para la desgracia. Cuando muchos nos alarmamos frente a aquellos criminales golpes de Estado de 1992, nos tildaron de alarmistas, de cómplices de una democracia que según los defensores de aquella montonera canalla alzada en armas contra un gobierno legítimo, se había desgastado. Cuando nos alarmarnos frente al caudillo del “Por ahora” ya lanzado a probar mejor suerte logrando llegar por elecciones y no por golpes, a mí en particular se me decía que me cegaba mi anticomunismo, como si activar mis alarmas después de escuchar al traidor Hugo Chávez en la Universidad de La Habana el 14 de diciembre de 1994, relatando feliz todo lo que pensaba hacer e imponer una vez se hiciera del Poder era paranoia.

Hoy vuelven a encenderse y sonar las armas, pero el drama es que hay mucho ciego, mucho sordo. Hay mucho cómplice, mucho traidor. Hay además demasiadas agendas e intereses. Hay demasiados que ni siquiera se leen a Fareed Zakaria y entiendan lo que es la democracia moderna.

Cómo no angustiarme cuando pienso en los lustros que esperaron para llamar por su nombre al régimen castrochavista que destruyó a Venezuela. Hasta hace muy poco el mismo liderazgo opositor que nos convocó a la calle el 1° de septiembre y al que le respondimos con entusiasmo llamaba a este totalitarismo ladrón democracia. Lustros pasaron hasta calificar a esta montonera amoral empoderada dictadura. Cómo no angustiarme si después de esa marcha gloriosa de hace apenas 12 días, percibo una burla macabra al poner a la gente a “Pararse” por 10 minutos, a anunciar marchitas que si no rectifican, cada vez serán más pequeñas, porque eso no motiva a nadie… Cómo no angustiarme si percibo que se vuelve a errar y esa tiranía execrable vuelve a vacilarnos y aunque no les quedé ni un 20% de seguidores, les queda el Poder y están abrazados a él porque soltarlo es perder la guarida y la impunidad.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas