Cuando se trata de ahorrar para un fondo de jubilación y para la universidad, muchos padres jóvenes con niños quieren lo mejor de ambos mundos: jubilarse cómodamente y proporcionales a sus hijos una excelente educación universitaria. Con mucha frecuencia, el dilema es: “¿Debo ahorrar para la jubilación o para la futura educación de mis hijos?”.

Aunque las circunstancias individuales y familiares pueden variar, debes asegurarte de estar ya encaminado a ahorrar lo suficiente para tu propia jubilación antes de ahorrar para la universidad. Planificar tu jubilación debe ser siempre tu prioridad –recuerda que no hay acceso a préstamos del Gobierno, subvenciones o ayudas para la jubilación.

Además, piensa que si pospones tus contribuciones de retiro anual a los planes patrocinados por tu empleador y otros medios de jubilación con impuestos diferidos (como la cuenta tradicional de retiro individual, en inglés llamada Traditional IRA), pierdes la capacidad de acumular fondos para tu retiro. Por lo tanto, ahorrar para la educación antes puede provocar que tengas que retrasar tu jubilación.

Si bien la tendencia actual es que los costos anuales de las universidades públicas y privadas aumenten un promedio del 6% anual, puedes planear ahorrar para la educación universitaria de tus hijos con el asesoramiento de un planificador.

Un planificador te puede ayudar a alcanzar los siguientes tres objetivos:

1-Asegurarte de que estás en buen camino para la jubilación. Evita recurrir a los fondos de retiro a menos que sea necesario. Desarrolla y mantén una estrategia de inversión para la planificación de la jubilación que sea coherente, así como sensible a las necesidades de tu familia.

2- Mantenerte actualizado sobre las leyes fiscales correspondientes y a las condiciones del mercado. Los fondos de una cuenta para gastos de educación superior y tus contribuciones a esta cuenta pueden ser distribuidos libres de impuestos en cualquier momento. Sin embargo, debes estar consciente de las implicaciones fiscales y posibles consecuencias sobre la elegibilidad de tu hijo par recibir ayuda financiera si utilizas los ingresos de esta cuenta antes de los 59 ½ años.

3- Comprender los cálculos de ayuda financiera para ayudarte para la educación. Hay muchas formas de financiar los fondos de tus hijos universitarios. Antes de seleccionar y aplicar una estrategia de planificación para la universidad, asegúrate de determinar el costo de la universidad, tus ahorros estimados a lo largo del tiempo y las ganancias realistas que puedes esperar por el dinero que ahorras.

Es evidente que, si bien no deberías comprometer tu jubilación por el bien de la educación de tus hijos, de todas maneras puedes estructurar cuidadosamente un plan de ahorros para la universidad compatible con tus objetivos de jubilación y, finalmente, alcanzar “lo mejor de ambos mundos”

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas