Un estudio realizado por Wharton School de la Universidad de Pennsylvania y la Universidad Northwestern demuestra que los opuestos se atraen, incluso cuando se trata de finanzas. Lo más probable es que te hayas casado con tu opuesto financiero. Esta estadística en realidad es muy buena cuando de finanzas se trata. Tener diferentes puntos de vista acerca de las finanzas te obligará a evaluar las ventajas y desventajas de los diferentes aspectos del dinero. Un aspecto importante es el manejo de la deuda. El estudio ha revelado que más de la mitad de las parejas de recién casados tiene serios problemas antes de que finalice el primer año, y una buena parte de estos dilemas tiene que ver con el presupuesto y el manejo de la deuda.

El uso de las tarjetas de crédito es una fuente importante de tensión entre los recién casados, sobre todo si a uno de los cónyuges le gusta usar el crédito y al otro no. Entonces, ¿cuál es la clave del éxito? Controlen sus finanzas en conjunto, háganse mutuamente responsables y tengan una meta común.

La comunicación efectiva es esencial antes de cansarse, ambas partes deben revelar sus ahorros, inversiones y montos de deuda. Un aspecto fundamental de esta discusión debería centrarse en el presupuesto actual y futuro, sobre todo en cómo manejar las tarjetas de crédito y la deuda en el futuro.

La reciente Ley de Rendición de Cuentas, Responsabilidad y Divulgación sobre tarjetas de crédito de 2009 (CARD, por sus siglas en inglés en los EEUU), ahora requiere que las compañías de tarjetas de crédito les informen más a los consumidores que utilizan crédito sobre el costo de usar sus servicios. Estas reformas hacen que sea más fácil para los recién casados ver la cantidad que les está costando el crédito y, en última instancia, puede favorecer a que establezcan metas de pago de las deudas individuales o combinadas.

Es importante que las parejas que planean casarse tomen conciencia de los siguientes puntos para evitar ciertos dilemas financieros dentro de la pareja en el futuro.

Los informes crediticios no se combinan cuando uno se casa. Los informes de crédito están basados en el número individual de la Seguridad Social de cada uno. Ten mucho cuidado de vincular las deudas, porque no es aconsejable si tu cónyuge tiene un mal historial de crédito.

El matrimonio no cambia automáticamente tu calificación crediticia. Si cambias tu apellido después de casarte e informas sobre este cambio a tus acreedores, verás algunas actualizaciones en tus informes, pero tu historial de crédito no se borra.

El historial de crédito negativo de tu pareja no puede afectar tu calificación crediticia. Solo cuando abren una cuenta conjunta puede afectarlo. Si tienen planeado comprar juntos una casa o considerar otras compras importantes con las cuentas conjuntas, el historial negativo de tu pareja podría afectar tu hipoteca o las tasas de los préstamos.

Que tu pareja te agregue como usuario autorizado de su tarjeta de crédito puede o no aumentar tu puntuación de crédito. Debes llamar al emisor de la tarjeta para solicitar especialmente que te agregue como usuario autorizado de las tarjetas de crédito de tu cónyuge. Si el emisor no informa al buró de crédito sobre los usuarios autorizados, no influirá en tu calificación de crédito y no aparecerá en tu historial crediticio.

A continuación hay algunos consejos útiles sobre cómo las nuevas parejas pueden usar inteligentemente las tarjetas de crédito:

-Revisa los términos y condiciones de cada una para entender qué tipo de tarjeta tienes (tasa fija o variable), porque las reglas son diferentes según sea el caso.

-Haz el esfuerzo para pagar el saldo de tu tarjeta de crédito cada mes, es la mejor manera de evitar el pago de intereses. Asegúrate de pagar al menos el mínimo requerido cada mes para evitar un cargo por atraso, no dejes de pagar ni un mes porque eso afecta negativamente tu calificación crediticia.

-Infórmate y compara las ofertas de las tarjetas para aprovechar las tarifas y tasas más bajas y los límites más altos.

No te conviertas en una estadística. Si quieres que tu matrimonio dure, y la mayor parte de tus discusiones con tu pareja tiene que ver con las finanzas, empieza a planear desde ya y no solo sobre el manejo de la deuda sino además piensen juntos cómo van a administrar el ahorro, la inversión en conjunto y hagan un plan para su patrimonio.

Del libro ¨La familia y el dinero¨

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario