Esta semana el Presidente del UFC, Dana White, anunció con bombos y platillos el regreso de la leyenda canadiense Georges St-Pierre, después de casi cuatro años de inactivad, noticia esperada desde hace mucho tiempo en el mundo de las artes marciales mixtas.

Lo que no se esperaba era que fuese en la división mediana y directamente por el título ante el inglés Michael Bisping.

El anuncio afectó de manera directa al cubano Yoel Romero, el retador número uno de esa división y que estaba esperando que Bisping se recuperase de algunas molestias para luchar por la corona de las 185 libras.

Pero, ¿por qué el UFC le da esta oportunidad al peleador canadiense por encima del cubano?

Varias pueden ser las razones.

Primero, que el regreso de St-Pierre de seguro va a ser todo un acontecimiento y será el evento más esperado en el UFC en este 2017. Segundo, que Georges va por otro título en otra división para igualar lo que ya hicieron Randy Couture, BJ Penn y Conor McGregor. Y tercero, tras la derrota de Ronda Rousey en diciembre, podemos pensar que el UFC necesita otra cara que acompañe a McGregor como la cara de la organización.

De hecho, ya él lo fue por mucho tiempo, junto a Penn y a Anderson Silva y su retiro temporal en el 2013 fue defendiendo con éxito su corona welter y con una racha de doce triunfos consecutivos, siendo el mejor en su división en la historia sin duda alguna.

Pero con todas esas razones también viene la parte que afecta a Romero, quien ha estado luchando paso a paso por su oportunidad titular. Ocho victorias al hilo y estar invicto en el UFC, derrotando en el camino a estrellas como Lyoto Machida, Ronaldo Jacare Souza y Chris Weidman, son las credenciales que avalan al caribeño para luchar por el título.

Incluso, era un secreto a voces que era él el que iba a meterse en el octágono con Bisping.

Pero la realidad ha sido otra. Aquí, el espectáculo y la danza de los millones se han impuesto a la justicia deportiva. Pero el deporte no es justicia, ni las MMA son una obra de caridad. El dinero manda, como en el boxeo.

De todas formas, ha sido algo chocante recibir esta noticia porque una de las diferencias de siempre del UFC con el boxeo es que en la primera, los mejores por lo general pelean con los mejores. Y digo por lo general porque siempre hay excepciones, siendo esta una de ellas.

¿Le ha tocado a Yoel Romero bailar con la más fea? No con la más fea, aunque sí queda claro que no le ha tocado la niña más hermosa del baile. Pero, tampoco es que se va a ir en blanco ni que se va de la fiesta solo y sin esperanzas.

Queda claro que ahora le toca al UFC, específicamente a Dana White, hacer labores de convencimiento con el cubano para demostrarle que no ha quedado fuera ni que se han olvidado de él.

Ardua labor pero no imposible.

¿Es Bisping vs St-Pierre la mejor pelea posible para el regreso de la leyenda canadiense? Por supuesto que no. Creo que se hubiese entendido mucho más que se hubiera enfrentado al campeón welter como el gran regreso del mejor de todos los tiempos contra el más destacado de la actualidad.

Ahí no hubiese habido controversia alguna.

Pero la vida no es perfecta y es muy probable que el UFC le pague a Romero más dinero del habitual en su próximo enfrentamiento. Cierto que sin la gloria de un título, pero a fin de cuentas las finanzas son las que mandan en este deporte, como en todos los demás.

Solo espero que a Romero su edad de 39 años, avanzada para este deporte, no le pase factura ahora que no le tocó bailar con la más bonita.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas