Recientemente en Rusia se aprobó una ley que despenaliza las agresiones domésticas que no dejen marcas. La aberrante ley firmada por Putin considera atenuante que el hecho violento sea el primero ocurrido dentro del matrimonio.

La nueva norma prescribe multas hasta 30.000 rublos (unos 500 dólares) o penas de arresto de hasta 15 días o 120 horas de trabajo para la comunidad.

Lo más doloroso de este asunto es que fue promovida por la senadora del partido Rusia Justa, Elena Mizúlina, quien había mostrado sus cartas anteriormente cuando impulsó la “ley contra la propaganda homosexual”.

En EEUU nos tomamos muy en serio cualquier atisbo de violencia doméstica. Las leyes contra las agresiones en el hogar son muy estrictas. En general, se considera delito cualquier maltrato o abuso al cónyuge o persona del entorno familiar. Y se considera víctima de violencia la persona que sufra lesiones físicas, como cortes, fracturas, contusiones y agresiones sexuales dentro del domicilio.

Para los estándares norteamericanos la agresión no tiene por qué ser solamente física. También se considera agresión cuando un miembro de la pareja amenaza intencionalmente a su contraparte con infringirle violencia física, aunque no le toque ni un pelo. Esta amenaza expresada en palabras o con actos de demostración de violencia es considerada por nuestras leyes un delito.

En el Sur de la Florida la violencia doméstica es considerada como un delito criminal grave que acarrea iguales consecuencias. Pero también es algo peculiar en los términos de la rapidez con la que pueden actuar las fuerzas policiales y el sistema de justicia en su contra.

Basándose únicamente en alegatos, usted podría ser puesto tras las rejas y desprovisto de importantes derechos, incluyendo el derecho a ver a sus hijos y ser sujeto a la deportación. Si a la final usted es condenado por violencia doméstica, su vida podría cambiar para siempre.

Uno de los mayores errores cometidos por las personas acusadas de violencia doméstica es creer que pueden manejar la situación por sí mismos, buscando la reconciliación con la supuesta víctima o convenciéndola que "retire los cargos". El problema es el siguiente: la víctima no controla este proceso, el Fiscal Estadal es quien está a cargo.

En la Florida, el Fiscal Estatal lleva a cabo el procedimiento por violencia doméstica, bien sea que la víctima coopere o no. Ellos tratarán de ejecutar sus órdenes de comparecencia a corte, obtener evidencia, e persistirán en lograr una condena.

Contrario a lo que usted puede haber visto en películas o en televisión, las víctimas de delitos, bien sean por violencia doméstica, robo, violación o cualquier otro delito, no "presentan cargos". ¿Puede la víctima de un crimen solicitar que el Fiscal Estadal desista de lograr condenar al acusado? Absolutamente. ¿El Fiscal del Estado tiene la obligación de honrar o de hacer cumplir esa petición? Absolutamente no.

Su trabajo consiste en procesar lo que ellos observan como violaciones a la ley, no lo que una víctima considere. Eso no quiere decir que no tomen en consideración los comentarios de una víctima, pero si la fiscalía cree tener evidencia suficiente para una condena, ellos buscarán de forma agresiva lograr los cargos sin consideraciones.

Dado a que los fiscales persiguen de manera agresiva los casos de violencia doméstica, usted podría incurrir en un error desastroso al tratar de defenderse por sí mismo, zafarse de la situación, o al pensar que la víctima pueda salvarle al no “presentar cargos”. Como en el mismo instante de haberse llamado a la policía sus derechos y libertad entran en riesgo, usted necesita llamar a un abogado especialista en defensa en casos de violencia doméstica inmediatamente.

Albert Quirantes: Su Abogado en Defensa Criminal de Miami

https://www.criminalista.com/violencia-domestica

Por más de 29 años, el abogado en defensa criminal de la ciudad de Miami, Albert M. Quirantes, ha defendido de forma agresiva y celosa los derechos de los acusados por la comisión de delitos graves y menores en todo el sur de la Florida. Con su dedicado equipo, sus honorarios legales razonables, y su bien ganada reputación, al desafiar a los fiscales a cada paso, ha protegido a más de 8.000 clientes que se han encontrado en los momentos más difíciles de su vida.

¡Amplíe sus conocimientos! Si desea saber más acerca de cómo resolver los problemas que puede enfrentar al ser acusado por un delito en el estado de la Florida, siga al Abogado en Defensa Criminal de Miami Albert Quirantes en Facebook, Twitter, o Google+.

Si usted ha sido arrestado y acusado por la comisión de un crimen, por favor llámenos hoy al (305) 644-1800 o complete nuestro formulario en línea, para programar su consulta inicial gratuita y confidencial. Esperamos poder asistirle.

Si usted tiene alguna pregunta acerca de este artículo o cualquier otra acusación criminal, llame al Abogado en Defensa Criminal de la Ciudad de Miami Albert Quirantes al: 305-644-1800 o visite nuestra página web www.criminalista.com para ingresar directamente al bufete, enviarnos un mensaje de texto u obtener un mapa de localización de nuestra oficina.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario