Una vez más, Nicolás Maduro ha mostrado que hará cualquier cosa para manipular las instituciones electorales y quebrantar el proceso democrático en Venezuela, lo cual no puede ser tolerado. El Consejo Nacional Electoral, los tribunales venezolanos, y Maduro, han suspendido el proceso para el revocatorio. Yo condeno enérgicamente la decisión de suspender el referendo revocatorio y la prohibición a líderes de la oposición de salir de Venezuela. Venezuela es un país lleno de ciudadanos valientes que quieren libertad, pero también es un país con los recursos naturales necesarios para sostener a su propia población. La Asamblea Nacional se reunió para debatir el futuro del revocatorio pero fue interrumpida por agentes de Maduro. Lamentablemente el régimen está destrozando la economía del país y tratando de silenciar a los que se opongan. Me solidarizo con el pueblo de Venezuela, el cual tiene el derecho a expresarse libremente sin miedo de represalias, y al cual se le debe permitir conducir este referendo de manera abierta y transparente – un derecho otorgado por su propia constitución.

Venezuela está en una crisis económica, humanitaria y política y es la responsabilidad de la comunidad internacional escuchar y defender las voces del pueblo venezolano contra el régimen corrupto de Maduro. No podemos quedarnos callados frente a esta injusticia. Cada día que pasa el pueblo venezolano sufre por la falta de alimentos, medicamentos, artículos básicos de limpieza y ayuda médica. Niños y jóvenes mueren por falta de atención médica, ciudadanos desesperados saquean hospitales abandonados, hasta viajan a Colombia para buscar lo que necesitan. Todo causado por el régimen corrupto y macabro de Maduro.

Maduro sigue los pasos de su ídolo, Castro, y no podemos dejar que Venezuela continúe en este camino de destrucción siendo un ejemplo para otros países en Latinoamérica. El régimen sigue encarcelando injustamente a presos políticos y a ciudadanos estadounidenses también. La Organización de Estados Americanos necesita invocar la Carta Democrática Interamericana y otros foros como la Naciones Unidas o MERCOSUR deben reunirse para discutir e investigar la interrupción inconstitucional del orden democrático en Venezuela. Es claro que la falta de acción decisiva por parte de Washington y la comunidad internacional en respuesta a las tácticas de Maduro lo han dejado más envalentonado y arrogante.

El Departamento de Estado debe implementar las sanciones que tiene a su disposición, que incluyen congelar bienes y revocar las visas de todos los oficiales del régimen de Maduro que han violado los derechos humanos o han cometido actos de corrupción. Ahora más que nunca, debemos demandar la liberación de todos los presos políticos, la distribución independiente de la ayuda humanitaria sin el control del régimen, y el que los venezolanos puedan elegir a sus líderes en elecciones libres y transparentes. Yo me comprometo a seguir abogando por el pueblo Venezolano en su lucha por restaurar la democracia.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas