Hace cuarenta y ocho horas se cumplió el ritual de hacer una pausa en el camino y dar gracias rodeado de nuestros seres queridos. Es una fecha hermosa envuelta en la nostalgia y la meditación. Se repasan las sonrisas de los ausentes y se mira al futuro en los logros de los descendientes.

Hay personas que pueden separar su vida personal de la profesional. A mí no me está dado ese privilegio y, ciertamente, no lo prefiero. No se es educador ocho horas laborales al día. Se trata de una suerte de sacerdocio porque no pocos de los caminos de la vida conducen a los beneficios de un buen aprendizaje.

No me queda de otra, yo extiendo mis agradecimientos a todos lo que hacen posible la cruzada que llevamos adelante, contra viento y marea, desde hace más de medio siglo, en Miami Dade College y, sobre todo, a los favorecidos directamente con tantos desvelos, los millones de estudiantes que han pasado por nuestras aulas y los que ahora mismo concurren, esperanzados en el avance que merecen.

Es de agradecer, por supuesto, la Medalla Presidencial de la Libertad, que me acaba de conceder el presidente Barack Obama, sobre todo, por la luz de atención mediática vertida sobre la labor del College.

Si a alguien le quedaba alguna duda de que somos la institución universitaria de la democracia, del pueblo, creo que con este gesto quedan despejadas, sobre todo por la capacidad que tenemos para cambiar vidas en el mejor sentido de la palabra.

Quiero aprovechar esta oportunidad tan especial, donde extiendo gratitudes, para alentar a potenciales estudiantes de nuestra institución, a que den el paso al frente y aprovechen la vasta variedad de programas que impartimos en casi todas las disciplinas profesionales de la actual economía.

Una carrera bien aprendida es parte de la riqueza que nadie les puede disputar y, en Estados Unidos, marca la diferencia entre una vida mediatizada y otra de progreso. Créanme y permítanme que les mencione mi ejemplo, si de algo les puede servir.

Ya pueden matricular, para comenzar en el semestre de enero de 2017. Consulten nuestra página MDC.edu, visiten nuestras oficinas donde siempre habrá un consejero para evacuar sus inquietudes.

En el 2017, estrenamos nueva administración en la nación y desde ya hacemos votos para que la educación esté entre sus prioridades. A nosotros, como decía el gran escritor Ernest Hemingway, la inspiración que nos sorprenda trabajando, laborando para ustedes y esa, para mí, sigue siendo una de las mejores maneras de dar gracias.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que con la muerte de Fidel Castro, Cuba se abrirá hacia la democracia?

Las Más Leídas