Las vacaciones de verano han sido creadas para que nuestros jóvenes descansen sus mentes, después de meses intensivos de estudios y preparación, pero también ofrecen la oportunidad de adquirir nuevas experiencias que les prepararán para el futuro que les espera.

Como padres de familia, tenemos la obligación de reunirnos con nuestros hijos durante el final del curso escolar, y juntos planificar las actividades del verano. Si el joven no tuvo mucho éxito académico, los padres deben de buscar ayuda profesional de un educador para repasar las áreas débiles, en las que el rendimiento académico no estuvo bien, para fortalecer su estado de auto estima y estabilidad académica. No importa las calificaciones obtenidas, siempre es conveniente que el estudiante repase las asignaturas que estudió durante el curso escolar ya terminado.

Cuando se establece el tiempo para repasar los estudios, deben de planificar el tiempo para entretenimiento y descanso. Los padres deben de buscar la manera de ahorrar suficientes fondos para llevar a sus hijos a lugares donde el estudiante pueda descansar, a la misma vez que pueda entretener su mente como ocurre en un parque de diversiones. De visitar a otras partes del país o del mundo, hagan todo lo posible para que sus hijos aprendan sobre datos históricos y costumbres de esa región. Esa es una manera de facilitarles un tiempo descanso y aprendizaje que les ayuda a fortalecer sus conocimientos.

De no contar con esos fondos durante estos tiempos difíciles económicos, siempre hay la manera de visitar sitios y parques locales, donde los hijos pueden entretenerse en diferentes juegos y conocer a otros jóvenes de la misma edad. Tienen que siempre mantener en mente que las vacaciones de verano deben ser divertidas. Los padres siempre deben de mantener a sus hijos activos y divertidos.

Los padres deben de escoger sus vacaciones a la misma vez que lo hacen sus hijos. Aunque no puedan llevarlos a lugares en otras partes del país o del mundo, siempre pueden hacer cosas juntos como ir a la playa, al cine, o hasta inclusive visitar una biblioteca pública donde puedan leer libros, mirar documentales y leer cuentos a sus hijos. Los cuentos de ficción como los de no ficción mantienen las mentes ocupadas y entretenidas. Los libros de historia y geografía enriquecen también las mentes de nuestros jóvenes y los preparan para comunicarse mejor con el resto del mundo.

También pueden alentar a sus hijos a que se envuelvan en deportes como el béisbol, la natación, el soccer, el futbol y el baloncesto. No solamente es el deporte sino también lo que representa las actividades físicas en el desarrollo personal de los jóvenes. Existen actividades sociales como bailes juveniles donde sus hijos pueden socializar con otros jóvenes de la misma edad e intercambiar experiencias y conocimientos.

El verano es un tiempo donde los padres pueden hablar más con sus hijos y fortalecer sus relaciones con ellos. Traten de que ellos no vean tanta televisión o estar en frente de una computadora con internet. Esas dos actividades pueden tomar mucho del tiempo personal del estudiante durante el verano, en vez de pasar más tiempo con familiares y amigos.

Aprovechen la oportunidad de dedicarles más tiempo a sus hijos para conocerse mejor. Es importante, en los tiempos que vivimos, fortalecer la estructura familiar que sostiene a una sociedad civil.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas