Uno de los arietes más utilizados para atacar la gestión de Obama desde su primer mandato ha sido el de acusarle de ser pro-árabe y anti-israelí. En algún caso, incluso se insistió en que Obama no pasaba de ser un musulmán oculto dispuesto a entregar a los Estados Unidos en manos del islam. Que acusaciones de ese tipo tienen repercusión popular es innegable, que además se correspondan con la realidad es otro cantar. De entrada, debe reconocerse que entre Netanyahu, el primer ministro israelí, y Obama no ha existido eso que algunos, un tanto poéticamente, denominan química.

Netanyahu habría deseado que Obama interviniera en Irán – tiene todo el derecho – y se sintió molesto cuando, desde el principio, el inquilino de la Casa Blanca insistió en la necesidad de que se detuviera la creación de asentamientos israelíes en los territorios ocupados.

Posiblemente, el punto más álgido de ese distanciamiento se produjo cuando Netanyahu irrumpió en la última campaña presidencial y se permitió manifestar a los cuatro vientos que su candidato preferido era el republicano Romney.

Se compartiera o no la posición de Netanyahu, justo es reconocer que no fue elegante y que si Obama hubiera tenido la misma conducta en cualquier punto del globo le hubieran llovido las críticas por meterse en casa ajena sin haber sido invitado previamente. Pero, antipatías personales aparte, Obama no se merece la acusación de ser un enemigo de Israel.

A decir verdad, si es cierto el añejo refrán español que afirma que “obras son amores y no buenas razones”, Obama ha dejado más que de manifiesto su respaldo a Israel – a Israel, no a este o aquel gobierno – por encima de cualquier consideración.

No sólo parte de su círculo más cercano de poder ha contado con personajes relevantes que tienen el pasaporte israelí al lado del norteamericano sino que su administración ha sido la que ha hecho llegar más dinero de los contribuyentes a Israel. Hace un suspiro, incluso se ha comprometido a entregar treinta y ocho mil millones de dólares a Israel en el plazo de diez años fundamentalmente a efectos militares.

Teniendo en cuenta que Israel no es una nación indefensa – su ejército es más potente que el de todos los países de su entorno sumados y además cuenta, a diferencia de éstos, con armamento nuclear – ni tampoco pobre, poco puede dudarse de que la decisión de Obama muestra un profundo y serio compromiso en favor de Israel.

Permítaseme dar dos datos más para remachar esa afirmación. El primero es que semejante suma no ha sido comprometida jamás por Estados Unidos en favor de una sola nación. Según informó, en 2014, la Oficina del inspector general especial para la reconstrucción de Afganistán, el Plan Marshall – que ayudó a 16 naciones europeas entre 1948 y 1952 – costó 103 mil millones de dólares de hoy. Teniendo en cuenta que esas naciones incluían a Alemania, Francia o Italia poco pude dudarse de que el reciente acuerdo significa la cantidad más elevada entregada por Estados Unidos a un solo país. El segundo dato es que esa cantidad podría emplearse, por ejemplo, en solventar problemas domésticos como, por ejemplo, proporcionar asistencia médica a más de millón y medio de niños y no en África sino en Estados Unidos.

Este análisis, dicho sea de paso, es compartido por infinidad de israelíes que me han manifestado en repetidas ocasiones su aprecio inmenso por Obama. Quizá alguno desee seguir agitando la bandera de la enemistad de Obama hacia Israel, pero yo, personalmente, si alguna vez tuviera enemigos, me gustaría que fueran tan generosos conmigo como lo es el actual presidente para con nuestro aliado principal en Oriente Medio.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas