El presupuesto estatal aprobado por el Congreso estatal de la Florida y presentado al Gobernador para su firma, propone un aumento de 24.49 dólares, un incremento de 0.34 por ciento, por cada estudiante en todo el estado. La mayor parte de esos fondos otorgados a los distritos vienen con amarres que indican la forma en que deben de ser gastados. Lo más importante es que por primera vez, en un año sin recesión económica, la cantidad de dinero no restringida y asignada por cada estudiante en la Florida está siendo recortada por 27.07 dólares, a pesar de que los distritos actualmente enfrentan millones de dólares en aumentos de costos asociados a las áreas del cuidado de la salud, la tecnología, servicios públicos y de jubilación.

Si en el pasado, el nivel de financiamiento de nuestras escuelas públicas no fue suficiente para responder a nuestras necesidades, lo propuesto en la actualidad por el cuerpo legislativo, lo cual consiste en mover el dinero a las escuelas administradas por entidades privadas lucrativas para gastos de construcción, empeora aún más la situación. Esta política significa que el dinero de los contribuyentes se utilizará para construir y mantener aulas que no pertenecen a los contribuyentes pero que sí pertenecen a intereses privados. Los asesores financieros están inquietos porque esta propuesta resultaría en una disminución significativa de la entrada de ingresos y de una mayor volatilidad de un año a otro debido a cambios potenciales en las poblaciones escolares que asisten a estas escuelas administradas por entidades privadas.

Además, los cambios relacionados con los fondos del Título I limitarán la capacidad de la Junta Escolar de dirigir el financiamiento necesario para iniciativas y programas específicos. Programas tales como una octava hora de clases en el día, la escuela de verano, el personal de apoyo adicional, el cual incluye a entrenadores de lectura, matemáticas y ciencias como también el programa de desarrollo profesional de los profesores. Estos esfuerzos se están llevando a cabo en escuelas que son frágiles académicamente y donde dichos esfuerzos están resultando en logros significativos como también en la reducción del número de escuelas con clasificación de "F". Como consecuencia del presupuesto estatal presentado por la Legislatura, este cambio pone en peligro el éxito continuo del distrito.

Como superintendente de las Escuelas Públicas del Condado Miami-Dade, el distrito más grande en población escolar de nuestro estado, exhorto al Gobernador Rick Scott y al Congreso estatal de la Florida a considerar que este es el momento de reajustar sus prioridades, de manera que las mismas reflejen las necesidades reales de nuestro estado creciente en población y buscar los recursos necesarios para proveer a nuestros hijos el sistema de educación que ellos y los contribuyentes merecen.

También exhorto a los contribuyentes que sigan el proceso y que manifiesten sus inquietudes públicamente sobre el futuro de la educación pública de nuestro estado. ¡Ya ha llegado la hora de hacerlo!

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas