San Bernardino, CA

Hola Yolanda,

Antes que nada, calma y respira profundo. Como puedes ver el sol volvió a salir, los pájaros siguen volando y el viento sigue soplando. Entiendo que hay temor, pero tu postura debe ser continuar viviendo como has venido viviendo. Espero que ya tengas tiempo leyendo esta columna y que estés practicando lo que has aprendido aquí.

Los presidentes vienen y van y con su llegada siempre hay algún temor y esperanza que se percibe en el aire dependiendo del lado político en el que te encuentres. Esas emociones, ya sean causadas por el temor o por la esperanza, no dejan de ser impresiones y las emociones son peligrosas para la cartera familiar. Aunque uno no puede apagar el corazón cuando no para de producir emociones, la paz financiera llega cuando dejamos de utilizar solo el corazón y encendemos el cerebro para empezar a vivir con orden.

No estoy diciendo que no sientas coraje o que no te sientas defraudada o con miedo, sino que no tomes decisiones basadas en emociones porque es muy probable que no sean las mejores. Aunque el temor nos protege de no tocar una plancha caliente o correr en la calle, las decisiones financieras basadas en temor casi siempre terminan siendo equivocadas.

Estamos en época de cambio y esta no es la primera vez. En la vida, lo único constante es el cambio. Sé que eso suena como una contradicción, pero la vida misma es un constante cambio. Mírate a ti misma, no eres igual que hace un par de años ni como serás dentro de tres años. Tu cuerpo, amistades y hasta las condiciones climáticas cambian constantemente. Pero cuando el cambio pareciera amenazar nuestra estabilidad, es natural que produzca temor, y el temor nunca llega solo, siempre arrastra a su primo, el drama. El cambio es parte de la vida y llega a tu casa, pero a lo que no tienes que abrirle la puerta es a todo ese drama. “¿Qué va a pasar?”. “¿Nos van a quitar la casa?”. “Saquemos el dinero del banco”, “vámonos para Canadá”. ¿Sabes de lo que estoy hablando? La manera en que evitas traer ese drama a la casa es con un fondo de emergencias. Pase lo que pase, si tienes un guardadito, tienes opciones para confrontar una situación difícil; pero cuand no, aunque lo agarres a escobazos, el drama no sale de tu casa.

Una cosita más. Si tienes inversiones, ya sea a través de tu empleador o en una cuenta personal, por favor, déjalas en paz. Las inversiones son a largo plazo y no sacamos el dinero solo porque hay cambio de presidente.

Tengo 25 años viviendo en este país y he visto presidentes ir y venir, y ninguno de ellos me dio un aumento de sueldo ni me obligó a gastar dinero que no tenía. Al final, vivir en paz es cuestión de responsabilidad personal. Ningún político tiene tanto poder para impactar realmente tus finanzas personales, así que CALMA, CALMA, CALMA.

Andrés

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas