@RicardoEMontes

Ya terminó el primer cuarto de la temporada regular de la NBA, y es sano decir que todavía nadie sabe con exactitud de qué está hecho el Miami Heat.

Las múltiples lesiones que ha tenido que combatir el equipo dirigido por Erik Spoelstra, ha hecho imposible la tarea de poder descifrar la verdadera identidad de una plantilla que ya de por sí comenzó el año diezmada, por el cupo utilizado por Chris Bosh, derivando en que el Heat cuente con 14 jugadores disponibles en su roster, y no con 15 como el resto de la liga.

Está claro que este equipo es uno en transición, ubicado en un limbo en el que se espera por el desarrollo del núcleo de jugadores jóvenes –Justise Winslow, Tyler Johnson, Josh Richardson y Hassan Whiteside– de una buena escogencia en el draft universitario o de la llegada de un jugador importante que pueda devolverlos a la competitividad; que llegue vía agencia libre o cambio.

¿Pero hasta dónde podría llegar este equipo este año?

A partir del 15 de diciembre los jugadores que firmaron en la agencia libre en el verano están disponibles para ser canjeados de equipo.

Pero Pat Riley pareciera querer esperar –como todos– a que Spoelstra tenga la plantilla completa para poder presenciar de qué pueden ser capaces, antes de tomar decisiones drásticas.

Sin embargo la realidad sigue siendo la misma. Sin importar lo que haga el Heat este año, esta plantilla no dejará de ser una de transición.

Descifrar cuál será el próximo movimiento de Pat Riley es como intentar atrapar el agua con las manos. El presidente del equipo se ha creado un aura intocable como uno de los mejores directivos en la historia de la liga, logrando cosas que parecían imposibles en su momento, derivando en tres campeonatos en el Sur de Florida.

La ruta hacia el campeonato puede ser confusa. Podemos sentarnos a discutir qué debe hacer el Heat; unos dirán que deben apostar por tener una buena escogencia en el draft, o tal vez intentar pescar a un agente libre en el verano, mientras otros apostarán por el desarrollo interno del material con el que cuenta hoy en día.

Ninguna de esas vías asegura nada; a menos que,claro, ese agente libre se llame LeBron James, Kevin Durant o Stephen Curry.

Los Sixers de Philadelphia han intentado hacerlo por la vía del draft y han fracasado de manera histórica, los Nets lo hicieron por la vía del cambio y aún están sufriendo las consecuencias del alto precio que tuvieron que pagar. La suerte juega un papel fundamental en cualesquiera decisiones se tengan que tomar, a la hora de querer armar un conjunto competitivo.

Entendiendo todo esto, volvamos a la situación del Heat.

A pesar de conseguir por la vía de la agencia libre dos de las firmas más importantes en la historia de la liga –James y Chris Bosh en el 2010–, la leyenda de Pat Riley se ha creado vía cambios: Alonzo Mourning, Tim Hardaway, Shaquille O’Neal e incluso el propio Goran Dragic hace un par de años.

Por ahí parece ser el camino a tomar para Riley. Este equipo cuenta con varias similitudes con el del año 2003, cuando las camisetas del Heat eran utilizadas por Lamar Odom, Brian Grant, Caron Butler, Eddie Jones y un par de jóvenes promesas; Dwyane Wade y Udonis Haslem.

Riley canjeó a todas esas piezas, con excepción de las dos últimas, para obtener los servicios de O’Neal y conformar un conjunto que terminaría alzando el trofeo en el 2006.

Este equipo tiene lo necesario, ayudado en parte por la falta de calidad que existe en la Conferencia del Este, para alcanzar la postemporada como un séptimo u octavo sembrado.

Sin embargo esa supuesta clasificación no tendría mucho significado, pues es utópico pensar que puedan destronar a LeBron James y a sus Cavaliers.

Pero al clasificar, varios conjuntos prestarán atención a estos jóvenes que juegan en Biscayne Boulevard, incrementando su valor en el mercado.

Así debe ver Pat Riley a varios de sus jugadores, como monedas de cambio para recibir a cambio un valor que le devuelva la etiqueta de equipo ganador en la NBA al Miami Heat.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas