Un poder con la legitimidad del voto de la mayoría aprueba leyes, otro, nombrado a dedo, afecto al régimen, las sentencia inconstitucionales.  El pueblo hambreado en el medio de ese tira y encoge. Unos hablan del revocatorio, otros se lanzan a candidatos por gobernaciones  y hasta a presidente a pesar de ser recién electos diputados... quienes les dieron su confianza, comienzan a perderla, no entienden nada, no pueden entender porque la desesperación por conseguir medicinas, alimentos y un poco de tranquilidad es lo que los mueve ¿qué mueve a quienes se llaman a sí mismos dirigentes?

El venezolano ha sido obediente y solidario con quienes hablan de cambio. El ciudadano ha hecho de todo... marchado, firmado, votado y vuelto a firmar y cada vez hay menos que conseguir y va perdiendo la paciencia.  20 años no son nada, dice una canción, pero 18 años pisoteado, humillado, perseguido, amenazado, sin luz, agua, salud y ahora sin comida, son como 18 siglos.

La verdad, amigo lector, que no se ponen de acuerdo para juntos buscar la salida a la pesadilla. Pareciera más bien que acordaron mantenerla, porque es que "el que agarre esto, se quema. Así que esperemos que el régimen se caiga solo, mientras, vamos ganando espacios, nos vamos fortaleciendo como partido"   así me dicen algunos con quienes toco el tema.   Por supuesto que siempre me anteponen el calificativo de "radical", manera que tienen para tratar de descalificar cualquier posición contraria a la asumida por ellos.  Radical fue Bolívar en su lucha por la independencia, y gracias a Dios que lo fue ya que libertó 5 naciones.  Aquí, ganamos las 2/3 partes de la Asamblea Nacional, pero pareciera que la perdimos, ¿será que les falta radicalidad?

Venezuela está necesitada de una  transformación radical en todo. En lo político, económico y social.  Estamos urgidos de quienes adelanten acciones que combatan la inseguridad, que implementen medidas que nos protejan del hampa que nos asesina, de los traficantes y guerrilleros que nos secuestran y aterrorizan, de los corruptos que nos saquearon los bolsillos y que han dejado en la carraplana las arcas del país.  Los venezolanos necesitamos gobernantes comprometidos con los ciudadanos y no con sus organizaciones partidistas exclusivamente. 

Durante los últimos dos fines de semanas cientos de miles de radicales dijeron "ya basta, no nos la calamos más" y caminaron hacia Colombia a buscar el alimento que no consiguen en su Patria.  Unidos en un objetivo común, con la firmeza de saber que lo correcto es proveer a su familia de comida y medicinas,  hombres y mujeres de los Andes y otras zonas del país radicalizaron sus acciones y traspasaron las barreras impuestas por los soldados de la dictadura.  Hoy es noticia comentada en el mundo entero.

Estos venezolanos no salieron por trochas o caminos verdes... cruzaron por el medio del puente Simon Bolívar, a plena luz del día, defendiendo su derecho al libre tránsito y a la alimentación.  No esperaron más a que un solo hombre modifique su destino.  Decidieron cambiar su accionar para transformar lo existente, se echaron el miedo a la espalda y unidos ¡lo lograron!

Así son las cosas.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas