@schottv

Durante la campaña presidencial Hillary Clinton fue consistente en señalar que Estados Unidos y su arsenal nuclear no estarían a salvo si Donald Trump llegaba a la presidencia, llamando abiertamente a los votantes a desconfiar de las habilidades del magnate neoyorquino para ser comandante en jefe.

El presidente Barack Obama también utilizó el mismo mensaje: “El control sobre las armas nucleares es un asunto serio”- dijo refiriéndose a que no se le podía confiar esa enorme responsabilidad a Trump.

Faltando ahora pocas semanas para que el presidente electo tome las riendas de la Casa Blanca, Donald Trump ha anunciado que quiere ampliar la capacidad nuclear de Estados Unidos, aunque con esta decisión se inicie una nueva carrera armamentista.

Como siempre, sus portavoces han tratado de minimizar sus polémicos comentarios planteando una interpretación diferente, pero él dijo lo que dijo y a pesar de los esfuerzos de su equipo, no se ha logrado suavizar el mayúsculo impacto del tuit que lanzó desde su mansión en Florida.

Hablar de armas nucleares es uno de los temas más sensibles de la agenda política.

A pesar de años de conversaciones estratégicas bilaterales sobre la reducción de armas, en el marco del tratado START, Estados Unidos tiene todavía un impresionante arsenal nuclear y Rusia sigue siendo una potencia nuclear, aunque no se pueda considerar una superpotencia económica.

Tal vez Trump, confiado en su amistad declarada con el presidente Putin, piensa que puede evitar otra peligrosa carrera armamentística y una nueva Guerra Fría.

Ante el anuncio de Trump, el líder ruso parece haber optado por encogerse de hombros, pensando tal vez en el tiempo que invirtió el presidente Obama tratando de negociar con Moscú la reducción de los arsenales nucleares.

El primer tratado START, firmado el 31 de julio de 1991 durante la presidencia de Ronald Reagan, buscaba reducir las existencias de material nuclear en posesión de Rusia y Estados Unidos.

¿Será entonces que Trump decidió ignorar décadas de negociaciones del START?

Es difícil creer que sus asesores, incluido su recién nominado secretario de defensa, general James Mattis, aboguen por un aumento del arsenal estadounidense considerando que actualmente tienen unas 7.100 ojivas nucleares.

Washington y Moscú han modernizado sus sistemas nucleares en los últimos tiempos, pero no hay nada inusual o potencialmente peligroso en esto porque es una práctica normal, para mejorar los sistemas militares.

En todo caso, si la jugada de Trump es aumentar la capacidad nuclear para alterar el equilibrio del poder mundial, otros países como China también podrían sentirse tentados, algo que traería consecuencias impredecibles y potencialmente peligrosas.

Lo curioso es que Trump, a diferencia de otros presidentes estadounidenses, se vale de las plataformas sociales, como Twitter, para impulsar ideas con poca sustancia pero que le aseguran imbatibles índices de audiencia y en este caso, audiencia mundial.

Durante la última semana, todo el mundo ha estado tratando de averiguar qué quiere decir con eso de lanzar armas nucleares a la arena política, algo que nos hace preguntarnos ¿Qué más tiene en mente para suscitar la controversia?

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas