El paso de Irma ha sido un duro golpe para Florida. Ambas costas de nuestro querido estado recibieron el impacto de los vientos y las lluvias que acompañaron a la que ya es considerada una de las tormentas más fuertes que se recuerde. Los Cayos parecen haber recibido el golpe más brutal.

Lo más lamentable, hasta el cierre de esta edición impresa, es que Irma ha cobrado varias vidas en su horrendo recorrido por el Estado del Sol.

Los primeros reportes de daños dan cuenta de destructoras penetraciones del mar en la zona costera de Brickell, en Miami, y la lamentable caída de un altísimo número de árboles. Con el paso de los días sabremos de los daños causados por Irma en viviendas y negocios.

Según las informaciones entregadas por la empresa FPL, 3.5 millones de usuarios (aproximadamente 10 millones de personas) han quedado sin servicio en Florida.

Antes de crear el caos en nuestra región, Irma se ensañó con la costa norte de Cuba, desde donde las imágenes dan cuenta de un escenario dantesco de desolación.

Para los cubanos, el huracán suma penurias a la larga lista de calamidades que han sido las últimas seis décadas. Además de 10 muertes y el demoledor golpe a las viviendas en poblaciones del interior del país y La Habana, la tormenta devastó parte de las instalaci∫ones turísticas en el norte del archipiélago.

Para los floridanos y, en especial, para los residentes de Miami, se abre la etapa de recuperación. La reconstrucción, como siempre, irá acompañada de un inmenso paquete de ayuda federal.

Dicen que las crisis, las tragedias, los momentos difíciles, ponen a prueba el verdadero espíritu de los seres humanos. Miami se ha recuperado de la inclemencia de los vientos y la lluvia en muchas otras ocasiones. Esta ciudad se repuso de Andrew, Katrina, Wilma... y volverá a alzarse una vez más.

Desde DIARIO LAS AMÉRICAS seguimos fieles a nuestro compromiso de informarles a pesar de cualquier inclemencia. Esta ciudad es más fuerte que cualquier huracán que se le interponga.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario