Estamos a apenas unos días de la gran final de la Champions League que enfrenta al Real Madrid y a la Juventus, un partido que nos trae a dos de los gigantes del Viejo Continente buscando el trofeo más preciado, la famosa Orejona y desde que ambos clasificaron al último partido los dos tienen argumentos muy válidos para coronarse en Cardiff el 3 de junio.

Por un lado, tenemos al campeón, el equipo español, el que más copas tiene con once, buscando ser el primero en repetir en formato Champions, desde que se hiciera el cambio en la temporada 1992-93. Sus argumentos son varios y poderosos. Cristiano Ronaldo, Benzema, Marcelo, Modric, Kroos y un entrenador, figura legendaria del futbol como Zinedine Zidane, quien ha transformado al equipo en apenas 17 meses y hoy tiene a su grupo a las puertas de hacer historia.

Historia es otra de las razones para creer en el Real Madrid. Ser el mejor equipo de la historia y llegar a su tercera final en cuatro años parecen ayudarlo en las grandes citas. Si no que le pregunten al Atlético de Madrid que estuvo tan cerca en las finales del 2014 y 2016, pero que se tuvo que ir a casa sin el gran premio.

Por el otro lado, el mejor equipo italiano de la historia busca acabar con su mala suerte en las finales de Copas de Europa, habiendo ganado dos y perdido seis, la más reciente en 2015 ante el Barcelona de Messi, Neymar y Suárez.

Sus herramientas son la mejor defensa de Europa, un portero de lujo en Buffon y el ataque sudamericano de la mano de Higuaín, Dybala y Dani Alves.

Dinamita pura.

Este es el panorama que nos encontramos en Cardiff el próximo 3 de junio. Dos poderosos dinosaurios cara a cara ante la cita de la historia de este 2017.

Para mí, este es un enfrentamiento que está al 50 por ciento para cada lado. Es cierto que la historia juega y que el Madrid sabe ganar este tipo de partidos. Pero también es cierto que Buffon es un símbolo legendario de un equipo italiano al que solo le falta ganar la Champions, pues ha estado ganando el torneo local año tras año, casi sin resistencia.

La clave es Europa. Eso lo sabe la Juve, el Bayern Múnich y el PSG. Muy grandes en casa pero la Champions siempre como asignatura pendiente.

Ahora las cartas están sobre la mesa ante este escenario que nos enfrenta a los dos mejores equipos durante el torneo, pero que saben que la gloria está reservada para uno solo. Ganar y ganar y ganar decía el legendario jugador y técnico español Luis Aragonés. Eso lo sabe muy bien el Real Madrid y también la Juventus.

Para muchos, esta final es una muy soñada. El ataque de lujo ante una defensa de otro planeta. El mejor de la historia ante el mejor de Italia. Cristiano versus Chiellini y Bonucci. El técnico inexperto Zidane contra el experimentado Allegri. Dybala e Higuaín ante Ramos. Los laterales del Madrid, Marcelo y Carvajal –si se recupera de su lesión-, contra Alves y Sandro.

Una batalla futbolística es lo que tenemos ante nosotros en la última tarde –noche en Europa- de esta temporada. Dos escuelas de futbol muy distintas y muy exitosas.

Aquí en Miami hay muchos seguidores del Real Madrid que quieren vibrar con los goles de su equipo en la voz de Jorge Ramos. Si lo van a conseguir no lo sé. Lo deseo de corazón, pues ya saben que no escondo mi simpatía por la causa merengue.

Pero la Juve es un equipo italiano. Y los equipos transalpinos son muy difíciles. Trabajadores y ganadores. No necesitan jugar bien para coronarse. Tampoco les interesa. Lo de ellos es ganar y ganar y ganar, como decía Aragonés.

¿Quién se llevará la Orejona?

La cuenta regresiva sigue avanzando.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál será la principal consecuencia luego de los resultados de las elecciones en Venezuela, señaladas de fraude?

El régimen de Maduro quedará más deslegitimado
Se afianzará el régimen de Maduro y se debilitará la oposición
ver resultados

Las Más Leídas