Aún perdura el mal recuerdo del revés en las urnas que no permitió la construcción de una nueva sede para la corte civil de Miami-Dade.

Entonces, funcionarios públicos apostaron por hacer comprender al electorado que Cielito Lindo, la edificación construida en 1928, que lleva por nombre Miami-Dade County Courthouse y luce hoy en el Registro Nacional de Lugares Históricos, se caía a pedazos y no daba abasto para servir a la población del siglo XXI.

Muchos comprendieron pero muchos más desatendieron la propuesta y optaron por pedirle al Gobierno condal buscar otras fuentes para pagar la factura de la construcción.

Entonces, la razón del “No” estuvo relacionada con el mal negocio que rodeó la construcción del estadio de béisbol Marlins Park y los 2.000 millones de dólares que los residentes de Miami-Dade terminarán pagando en 30 años.

El mensaje fue claro: traten de hacer maravillas con lo que tienen, que nosotros, el pueblo, hacemos maravillas con lo poco que tenemos.

Hoy, tras 30 largos meses de espera y veinte mil debates, la Comisión de Miami-Dade, presidida por el comisionado Esteban Bovo, retoma la idea de construir una nueva corte civil, lo más cercano posible a la existente, sin tener que recurrir a los bolsillos del electorado.

En principio, la propuesta entregada esta semana al alcalde condal Carlos Giménez, que presente “una solicitud de interés a constructores, financistas, contratistas e inversionistas en bienes raíces” para iniciar el proceso de elección, es un buen paso para revivir el proyecto.

Aunque unos digan que no, el nuevo plan está ligado a la obtención de fondos que podrían estar vinculados a una autoridad superior, llámese estatal o federal, o incluso a un acuerdo que tenga a la inversión privada por aliado.

Es hora de mostrar a todos cuán capaz es el poder gubernamental, liderado por el alcalde y los comisionados, de alcanzar grandes metas para alimentar la necesaria confianza de residentes y votantes.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario