Finalmente llego el día que muchas personas dentro y fuera de Cuba habían esperado: el tirano Fidel Castro se murió y puede empezar un nuevo capítulo para el último bastión comunista restante del hemisferio occidental. Ahora, el mensaje quedó muy claro para aquellos que piensan que seguirán el desgobierno de Cuba a través de la opresión y el miedo. ¡Ya basta! Los cubanos han sido defraudados durante demasiado tiempo y con la noticia de que Fidel Castro ha muerto, me uno a la comunidad cubano-americana y al pueblo de Cuba que ha vivido durante décadas bajo este régimen para cerrar un capítulo de esta pesadilla.

El 25 de noviembre de 2016 será un día que nunca olvidaré. Mi experiencia es similar a la de muchas personas que han tomado las calles de Miami. Yo nací en Cuba y a la edad de ocho años, mi familia y yo fuimos obligados a huir del opresivo régimen comunista de Fidel Castro. Mi familia y yo fuimos afortunados, ya que lamentablemente muchos han perdido la vida al tratar de escapar a una vida mejor en Estados Unidos. Fidel fue un asesino sádico que trajo gran sufrimiento a más de 11 millones de cubanos. Fidel sólo tuvo éxito en permanecer en el poder y ahora quienes todavía gobiernan Cuba bajo su régimen no serán capaces de detener el cambio inevitable que está por delante.

Al fin, podemos ver un futuro más brillante para la nación cubana. Debemos aprovechar el momento y ayudar a escribir un nuevo capítulo en la historia de Cuba; el de una Cuba libre, democrática y próspera.

El triunfo del presidente electo Trump ha afirmado que el acercamiento de Obama a la dictadura de Castro fue unilateral y sólo benefició al régimen de los hermanos Castro. Espero que la nueva administración pueda aprovechar este momento como una oportunidad para reafirmar su compromiso con el pueblo cubano y ejerce presión sobre el régimen de Castro anulando muchas de las acciones ejecutivas de la administración Obama.

Nuestras condiciones para el régimen de Castro ya se establecieron en la ley de los Estados Unidos. Algunas de estas condiciones incluyen el respeto a los derechos humanos, la liberación de todos los presos políticos, elecciones libres y justas y la formación de partidos políticos. Nuestro compromiso es trabajar en colaboración con el nuevo Gobierno entrante a buscar maneras de ayudar al pueblo cubano que ansía la democracia y la libertad de un nuevo país lleno de esperanza.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario