El novato de primer año como congresista republicano Carlos Curbelo (Fla. Dist. 26) repetidamente ha dicho que no apoyará al candidato Donald Trump para presidente de los Estados Unidos. Dejó la puerta abierta a votar por la candidata presidencial demócrata Hillary Clinton en su lugar.

Líderes y aliados ayudaron a Curbelo a colocarse en el distrito más corrupto en la historia del distrito congresional en La Florida. El mismo ha sido presidido por los congresistas Joe García y David Rivera. Estos rinocerontes de la política, que están urdiendo estrategias en torno al apoyo del candidato republicano, Mr. Donald J. Trump, ahora mantiene un diminuto número de delegados para alcanzar la candidatura republicana.

¿Por qué el novato miembro del Congreso, en su primer año, tranquilamente expresa que no apoya al presunto candidato de su partido? La respuesta es sencilla. Su decana y dirigente, Ileana Ross-Lehtinen, Mario y Lincoln Díaz Balart, perderían su monopolio político en el sur de Florida y sus actividades de cabildeo y ventas de influencia para las escuelas “Charter”, casinos y otros negocios en Florida y DC. Se convertirán en inútiles como la ley Helms-Burton que ellos dicen haber apoyado ante su grupo de respaldo y miembros del exilio.

La congresista Ileana Ros-Lehtinen, probablemente tendrá un competidor desde el lado demócrata en su nuevo distrito que ahora es predominantemente demócrata y donde su exilio está ausente debido a la redistribución de los distritos. En cuanto al congresista Curbelo ya tiene contrincantes de calibre por parte del sector demócrata. Se destacan el interminable Joe García, y la expresidenta del partido Demócrata Sra. Annette Taddeo, una dama muy respetada y querida por muchos en el Sur de Florida.

Por el  lado republicano el congresista Curbelo sigue el camino idéntico de sus patrones Mario e Ileana. Ellos apoyan la reforma de inmigración, “commoncore”, y sobre todo temen ignorar la voluntad de los electores que se han manifestado sobre la política y los políticos tradicionales, conocidos como “el establishment”.

De mayor importancia es que su falta de apoyo al candidato republicano Donald J. Trump, deriva en una traición a su compromiso como republicanos. Prefieren perder la Casa Blanca y permitir que el tribunal Supremo se torne liberal, cambiando para siempre la naturaleza constitucional de nuestros principios fundamentales del Gobierno. También se han negado a abordar si es pro-vida o pro-escoger, hablando sobre el derecho de nacer y el de la mujer a elegir si aborta o no aborta un feto. Su récord sobre la independencia energética es mudo –también-de manera similar–; cuando se trata de la línea de tubería conocida como el “Keystone Pipeline” estos grandes del congreso otra vez callan. Para estos es más importante que los nuevos cubanos hijos de la revolución cubana no lleguen a la libertad que otorga ayuda económica porque estos mismos regresan a Cuba.

Los republicanos y aquellos que respaldan al candidato republicano Donald J. Trump, pudiesen apoyar a otro candidato que cabría la posibilidad de presentarse como pre-candidato en una primaria republicana para estos distritos en el sur de Florida, donde el congresista Carlos Curbelo pudiese fracasar dada su posición débil en torno a la plataforma política republicana. 

.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario