MIAMI.-BEATRIZ E. AMENDOLA
Especial

El número de mujeres con mastectomía bilateral va en aumento en los Estados Unidos.

Cuando las pacientes tienen que decidir qué tipo de cirugía es la adecuada para el cáncer de mama en estadíos iniciales, esta es una decisión difícil. Muchas veces la opción está en decidir entre salvar su mama o salvar su vida.

Las mujeres con cáncer de mama en estadíos precoces que se someten a cirugía conservadora (tumorectomía) viven el mismo tiempo que aquellas que eligen tener una mastectomía. La supervivencia es la misma sea cual sea la opción quirúrgica tomada.

Si el cáncer de mama se diagnostica a tiempo y no hay factores genéticos que puedan cambiar el curso de la enfermedad, las tasas de curación llegan al 95% con tratamiento que conserva la mama.  Si esto es asi, ¿por qué estamos viendo a tantas pacientes que pasan por un procedimiento  mutilante, con posibilidades de complicaciones graves cuando pueden conseguir los mismos resultados de otra manera? ¿Podría ser la vanidad y el incentivo de obtener una abdominoplastia y un aumento de senos al mismo tiempo? Los avances en la cirugía plástica prometen senos más atractivos y artificiales que hace años.

Desafortunadamente no pensamos en las consecuencias de un enfoque tan drástico. El cáncer de mama no es una enfermedad local, sino que  es una enfermedad  sistémica o sea de todo el cuerpo. Esta es una de las razones por las que tenemos que utilizar algún tipo de hormonas o quimioterapia sistémicas para evitar mastectomías.

Para un pequeño número de mujeres, la mastectomía bilateral es necesaria a causa del cáncer cuando existe afectación bilateral o hablamos de  un tipo de cáncer muy agresivo. Sin embargo, la mayoría de las mastectomías bilaterales se realizan en la mama afectada por el tumor, y una mastectomía profiláctica de la mama sana contralateral.

Hay muchos escenarios en los que la decisión de proceder con la mastectomía bilateral se basa en el miedo infundado o una valoración errónea de los riesgos y beneficios que una mujer puede enfrentar.

Es evidente que un factor importante es "el efecto Angelina Jolie". Ella hizo público que tiene una mutación del gen BRCA1 en 2013 tras realizarse una mastectomía bilateral después de enterarse de que esta mutación conllevaba un riesgo del 87% de desarrollar cáncer de mama. Sin embargo, los genes BRCA 1 y 2 relacionados con el cáncer de mama son raros (0,25%) y en los EEUU, sólo una de cada 800 mujeres en la población general se ven afectada por esta mutación.

Las guías actuales y protocolos para el cáncer de mama desestiman las mastectomías bilaterales para la mayoría de las mujeres y recomiendan que sólo se consideren para aquellos casos de mujeres con alto riesgo de afectación bilateral, como las portadoras de la mutación BRCA1 o BRCA2, o las que tienen un mayor riesgo de cáncer de mama contralateral.

Es importante que las mujeres obtengan siempre una segunda opinión y discutan las opciones con facultativos especialistas: cirujano y/o oncólogo médico o radioterapeuta, conociendo todas las posibilidades y con la información necesaria, se podrá tomar una decisión adecuada.

Es interesante que al ir de compras, las mujeres realmente buscan diferentes opciones ya sea para comprar un coche o ropa nueva. Sin embargo, cuando se trata de cáncer de mama, la mayoría de las ven sólo a un cirujano y tal vez un cirujano plástico sin obtener una segunda opinión de otro especialista. También puede servir de ayuda hablar con otras mujeres que han estado en similares circunstancias y pueden comentarle sus experiencias personales.

Hemos tratado el cáncer de mama con mucho éxito con procedimientos poco agresivos y conservadores durante más de 20 años, como la tumorectomía seguida de radioterapia.

Son muchos los avances en el campo de la oncología radioterápica en los últimos años para las pacientes con cáncer de mama. La braquiterapia es una alternativa a la irradiación convencional para estadíos iniciales. Este tratamiento consiste en la irradiación parcial de la mama de manera acelerada (APBI) lo que significa que sólo una parte de la mama va a ser tratada en un curso más corto (generalmente de 5 a 7 días), y se utiliza en oposición al tratamiento de radiación externa convencional que por lo general requiere de 5 a 6 semanas de procedimientos diarios.

Este tratamiento administra la radiación a la zona donde más se necesita, con una exposición mínima de dosis a los tejidos normales adyacentes, reduciendo la posibilidad de efectos secundarios.

La decisión de someterse a una mastectomía bilateral debe hacerse con mucho pensamiento y luego de una investigación considerable. Desde mi punto de vista, las mujeres deben de proceder con cautela y pensar cuidadosamente acerca de las ventajas e inconvenientes de todas las opciones médicas involucradas para que puedan llevar una vida feliz y saludable después de su tratamiento contra el cáncer.

Beatriz E. Amendola, MD, FACR, Fastro, FACRO
Radio-oncóloga - Innovative Cancer Institute, S. Miami
www.InnovativeCancer.com

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Cree que las sanciones de EEUU a funcionarios venezolanos ayudan a solucionar la crisis en Venezuela?

Las Más Leídas