TULIO CASAL PATIÑO
ELKIS BEJARANO DELGADO
ODRA RAFAELA CAMPERO

La tan esperada sesión extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA), en la que el secretario general de esa organización, Luis Almagro, presentó su informe sobre la realidad de Venezuela, concluyó sin una respuesta definitiva ante la solicitud de aplicar la Carta Democrática Interamericana contra el gobierno de Nicolás Maduro. Por lo tanto, los representantes oficialistas y los de la oposición  aseguran haber triunfado.

¿Qué se aprobó en la sesión extraordinaria?

Si bien no se aprobó la activación de la Carta Democrática, sí se decidió tomar nota de la presentación del informe y se dejó abierta la posibilidad de que la recomendación de Almagro de conformar un “grupo de países amigos” que sirva de mediador se sume a los esfuerzos liderados por Rodríguez Zapatero.

La OEA en su cuenta de Twitter aseguró, por su parte, que "hoy (23 de junio) comenzó evaluación colectiva de Venezuela bajo Art 20 de la Carta Democrática Interamericana", sin que esto signifique que haya sido aprobada su aplicación por la mayoría de países miembros.

¿Por qué hubo una votación en la sesión de la OEA? 

La sesión se inició con un planteamiento de Venezuela de someter a votación el orden del día. Hubo confusión por el señalamiento de Delcy Rodríguez, la canciller venezolana, quien pidió rechazar la presentación del informe, en un intento de evitar la exposición completa del estudio.

La solicitud de la canciller de hacer la votación pública se realizó y finalizó con 20 votos a y 12 en contra de que se debatiera el caso de Venezuela y la posibilidad de aplicar la Carta Democrática. Se produjeron 2 abstenciones. De  inmediato, al ser aprobado el orden del día por la mayoría evidente, el  Secretario General comenzó su exposición destacando la importancia de este organismo en el hemisferio y su papel protagónico en defensa de los pueblos.

¿Cuáles son los puntos principales del informe al que se refiere Almagro?

Almagro se paseó por los problemas que atacan a los venezolanos, como es la escasez de alimentos; la falta de medicinas, el mal funcionamiento de los servicios públicos, así como la intervención de los poderes del Estado por parte del gobierno nacional. Durante su exposición habló de cifras que señalan que el número de presos políticos se ha multiplicado en los últimos años y que el gobierno persigue a los medios de comunicación que le son adversos. Además, se refirió a las acciones emprendidas desde el Ejecutivo y el Tribunal Supremo de Justicia para bloquear las leyes promovidas desde la Asamblea Nacional y señaló la necesidad de que se permita la realización del referendo revocatorio a Nicolás Maduro este año, tal como está previsto en la Constitución.

Entre las recomendaciones señaló la constitución de un “grupo de amigos” que apoye los esfuerzos del ex-presidente Rodríguez Zapatero .

¿Qué dijeron los países miembros de la OEA?

Una vez finalizada la presentación, uno a uno los embajadores fueron dando su opinión con respecto a lo señalado por Almagro. Quienes rechazaron el informe,  criticaron fuertemente la actuación del Secretario General, como el embajador de Bolivia, Diego Pary Rodríguez, quien solicitó la renuncia inmediata de Almagro.

Por su parte, el embajador de Panamá, Jesús Sierra Victoria, aseguró que su país siempre ha apoyado al Gobierno de Venezuela en la búsqueda de soluciones, y que también apoyan la no injerencia. Destacó que el informe de Almagro y la Unasur coinciden, y por lo tanto apoya que se distribuya para que todos puedan leerlo y así poder ayudar a que Venezuela resuelva sus conflictos.

En ese mismo tono hablaron los otros cancilleres, quienes en su mayoría apoyaron  el diálogo propuesto por el exmandatario español José Luis Rodríguez Zapatero, quien visitó en días pasados la organización invitado por el gobierno de Venezuela, y quien dijo que había que celebrar un diálogo con las partes.

Países como Argentina, Jamaica, Colombia, Canadá y Estados Unidos se mostraron a favor de la sugerencia de formar un "grupo de amigos" de Venezuela.

Canciller venezolana olvidó la diplomacia

Una vez finalizada la exposición, la canciller venezolana volvió a tomar la palabra para descalificar la actuación de Almagro y para acusarlo de estar asociado con los miembros de la oposición, quienes a su juicio reciben órdenes del gobierno de Estados Unidos.

Durante su intervención dijo que la OEA no puede permitir que los miembros de la oposición de cualquier país estén en el seno de la organización ni deben escucharlos, porque sería como oír a “Álvaro Uribe Vélez quien está en contra del proceso de paz en Colombia y darle espacio a su comentario” (La canciller hace el señalamiento por la histórica firma de paz lograda por Colombia este mismo jueves, en la isla de Cuba).

Ante este comentario, el embajador de Colombia ante la OEA, Andrés González, le aseguró a su homóloga venezolana que en su país las diatribas se resuelven en las urnas electorales y que siempre le dan espacio a los opositores para que expresen sus ideas.

¿Por qué no habló el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos?

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, el opositor Henry Ramos Allup, ofreció una rueda de prensa en un espacio aledaño a la Asamblea pero no logró exponer en la sesión como se había difundido en redes sociales.

Para que Ramos Allup hubiera hablado, alguien, un Estado miembro o el secretario general, debería haber propuesto su participación formalmente al Consejo, que tendría que haber votado acto seguido si lo aprobaba por mayoría de los 34 países miembros.

 

LEA TAMBIÉN: 

Deja tu comentario