CARACAS.- EUGENIO MARTÍNEZ 
Especial

Los lapsos para realizar una consulta popular sobre la continuidad de Nicolás Maduro como presidente de Venezuela durante el año 2016 se complican.  El Consejo Nacional Electoral (CNE) decidió admitir todas las exigencias formuladas por el Jefe del Estado, lo que retrasará el inicio de la revisión de las firmas consignadas por la oposición venezolana hasta el próximo 2 de junio, provocando que un eventual revocatorio solo sea posible –si se cumplen todos los lapsos restantes de la norma-a partir de la segunda quincena del mes de diciembre de 2016.

Aunque las “Normas para Regular la Promoción y Solicitud de Referendos Revocatorios”, publicadas el 18 de diciembre de 2007 solo establecen una etapa de cinco días para certificar que 197.121 personas avalan la constitución de una agrupación de ciudadanos que solicite un revocatorio presidencial, para después pasar a una etapa de autenticación de huellas de los firmantes, la mayoría de las rectoras electorales (Tibisay Lucena, Sandra Oblitas, Socorro Hernández y Tania D Amelio) acordaron incluir a esta fase de cinco días los siguientes pasos:

  • Digitalización de las 200 mil planillas entregadas por la oposición el lunes 2 de mayo
  • Transcripción de todos los datos (nombre, apellido, cédula de identidad y dirección de votación) de 1millón 850 mil personas que firmaron avalando la constitución de una agrupación de ciudadanos que solicite la recolección de firmas de 20% prevista en el artículo 72 de la Constitución
  • Comparar los datos de la transcripción contra la información del Padrón de Votantes
  • Publicación del listado de firmantes
  • Abrir un lapso de impugnación y arrepentimiento de firmantes.

La decisión de los rectores provoca que una etapa inicialmente prevista a desarrollarse durante cinco días continuos (a partir del 3 de mayo) ahora pueda demorarse, al menos, 30 días.

Según el cronograma parcial aprobado por las rectoras electorales –con el voto salvado del rector Luis Emilio Rondón- el CNE procederá entre el 16 de mayo y 20 de mayo a escanear 200 mil planillas de recolección de firmas. Culminada la digitalización de estos documentos el 23 de mayo se comenzará a transcribir los datos (nombre, apellido, cédula de identidad y lugar de votación) de 1.850.000 firmantes. Este proceso podría culminar el miércoles 1 de junio, a partir de este punto debe iniciarse una etapa de consulta pública del nombre de los firmantes.

El CNE aún no precisa el tiempo que podría durar esta etapa de impugnación a las firmas presentadas por la oposición; no obstante Jorge Rodríguez, actual alcalde del Municipio Libertador y ex rector electoral durante la etapa del revocatorio presidencial a Hugo Chávez, asegura que en las firmas entregadas por la oposición se encuentran datos de ciudadanos fallecidos, además de casos de usurpación de identidad, lo que daría origen a sanciones penales en contra de la directiva de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Adicionalmente Rodríguez sostiene que demostrar estos ilícitos debería dar por concluido el trámite del revocatorio.

175 días para realizar la consulta

Si los rectores del CNE aplicar los lapsos máximos que se encuentran en las “Normas para Regular la Promoción y Solicitud de Referendos Revocatorios” la consulta popular sobre la continuidad de Maduro como Presidente podría celebrarse en 175 días (59 de ellos de hábiles) contados a partir del momento en que comience la verificación de las firmas.

Al momento de consignar el 2 de mayo las firmas para cumplir con el requisito de contar con el apoyo de 1% de los electores (paso previo para que el CNE autorice recolectar firmas del 20% de los electores) los técnicos electorales de la MUD confiaban en el que el proceso de verificación de cinco días continuos comenzaría el 3 de mayo.

A partir de esta fecha (tomando en consideración los días hábiles de algunos procesos previstos en la normativa) la oposición llegó a asegurar que el referendo revocatorio presidencial podría celebrarse a partir de la segunda quincena del mes de noviembre de 2016.

No obstante, al admitir las exigencias de Maduro, la fecha probable de una consulta popular para dirimir la continuidad del Presidente se traslada hasta la segunda quincena del mes de diciembre de 2016, a solo tres semanas del límite constitucional que ordena que el Vicepresidente Ejecutivo de la República supla las ausencias absolutas del Jefe del Estado por lo que resta del periodo.

Según el artículo 72 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela si Maduro es revocado de su cargo antes del 10 de enero de 2017 se deben llamar a elecciones presidenciales para dirimir quien ocupará su cargo por el resto del mandato  que culmina en el mes de diciembre de 2018.

Sin embargo, si es revocado después del 10 de enero de 2017 tomará su cargo la persona que ocupe la vicepresidencia de la República para ese momento (en Venezuela el cargo de vicepresidente es de libre remoción y nombramiento por parte del Jefe del Estado).

Solo un rector se opone

De los cinco rectores que integran al CNE, solo Luis Emilio Rodón objetó la decisión de ampliar por la vía de los hechos el lapso de verificación de las firmas entregadas por la oposición.

Según Rondón la ampliación a 30 días del lapso de verificación “se aleja del espíritu de lo que está previsto en la norma vigente y también por ser una visión de una sola fase y no integral de todo el proceso”.

El rector electoral explicó que “no se pueden ir señalando los lapsos en la medida en que se van ejecutando las actividades (…) En este caso considero que la norma no contempla un lapso para una revisión tan extensa de aproximadamente 30 días para la fase de recepción y constatación, lo cual no corresponde al espíritu, razón y propósito del propio reglamento que solo contempla 5 días”.

El también presidente de la Comisión de Participación Política y Financiamiento del CNE indicó que “es indispensable para generar certidumbre que se tenga acceso a un cronograma integral de todas las fases a ejecutarse, por eso lo solicité al directorio e instó en el acatamiento de la resolución vigente” (en alusión a las Normas para Regular la Promoción y Solicitud de Referendos Revocatorios”, publicadas el 18 de diciembre de 2007)

Rondón también solicitó a las rectoras electorales que se tomen de manera inmediata “medidas positivas de protección para los ciudadanos que se sientan afectados o amedrentados en el libre ejercicio de sus derechos políticos, en particular los funcionarios públicos ante comentarios ejercidos por actores políticos que amenazan con destituir y castigar el libre ejercicio que tienen los venezolanos de sus derechos políticos”.

Esta solicitud de Rondón se produce después que el ex presidente de la asamblea Nacional Diosdado Cabello asegurara que los empleados públicos que firmaron en contra de Maduro deben ser despedidos de sus cargos.

Rectores temporales y partidistas

De los cinco rectores que integran al CNE destacan los casos de Tania D Amelio y Socorro Hernández, quienes figuraban como militantes inscritas en el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) al momento de ser postuladas como autoridades electorales, a pesar de la prohibición constitucional para designar en estos cargos a integrantes de los partidos políticos.

Por otra parte, Tibisay Lucena y Sandra Oblitas –al igual que Luis Emilio Rondón- fueron impuestas como rectoras electorales por los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en diciembre de 2014.

Según la Constitución venezolana para designar a nuevos rectores electorales se necesita el voto favorable de  dos tercios de los diputados de la Asamblea Nacional.

Aunque la oposición venezolana obtuvo suficientes diputados el pasado 6 de diciembre (112 diputados) para designar a nuevos rectores electorales, la decisión tomada por el TSJ en enero de 2017 de desincorporar a tres de los 112 diputados de la alternativa democrática impide que se puedan sustituir a los actuales rectores electorales.

Instalación de mesa técnica con representantes de la MUD y el Psuv

Este jueves, representantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), asistieron a la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE) en Caracas, para sostener una reunión con miembros del ente comicial acerca de los parámetros para la verificación y validación del 1 % de las firmas que permitirían la activación del referendo revocatorio.

La reunión está presidida por el rector suplente del CNE, Carlos Quintero y un equipo técnico del organismo electoral, según reseña La Patilla.

LEA TAMBIÉN:

 

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

Los decretos sobre inmigración firmados por Trump le generan:

Confianza
Seguridad
Incertidumbre
Temor
ver resultados

Las Más Leídas