CARACAS.- REDACCIÓN

Sin signos de mejoría, y con un leve empeoramiento, Venezuela aparece nuevamente en el grupo de países con “una situación difícil” respecto a la libertad de prensa en el Informe anual que realiza la ONG Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Venezuela no ha podido salir del foso donde cayó en el año 2014, que descendió 21 puesto en el ranking de libertad de prensa de la RSF y que la ubicó en el puesto 137. Este año, el país sudamericano, que parece haber tirado su tradición democrática por la borda, bajó dos niveles más y se ubicó en el puesto 139.

RSF encuentra a la violencia institucional, como principal obstáculo a la libertad de prensa en Venezuela (puesto 139/180). “Medias opositores e independientes luchan para sobrevivir frente a las maniobras e intimidaciones de Nicolás Maduro”, indica el informe.

La ONG contabilizó 16 casos de periodistas agredidos. Otros 22 dueños de medios tienen prohibido salir del país caribeño y el director del diario Correo del Caroní, David Natera Febres, fue condenado a cuatro años de prisión por “difamación e injuria”.

Pese a la caída, Venezuela no entra aun en el grupo de países con “situación muy grave” al cual pertenecen Irán y Cuba entre otros.

En protesta contra esta realidad, decenas de periodistas marcharon este martes en Caracas y entregaron un documento ante la oficina de Naciones Unidas en ese país, en la cual se manifiesta la preocupación por la situación de la prensa y los periodistas venezolanos en el Gobierno de Nicolás Maduro.

LEA TAMBIÉN

 

 

Deja tu comentario