Por Roberta Stabile

Y no hay un tema tan delicado como lo es un problema con un cliente. Recuerde que su emprendimiento depende del éxito que tenga con el público objetivo. Unos clientes felices, aunado con otras estrategias, garantizan a una empresa próspera.

Sin embargo, esta premisa no siempre se cumple al contrario. Hay casos innumerables de negocios que no se centran en mejorar la experiencia y el trato del personal hacia quienes le brindan su dinero a cambio de su propuesta.

Esto es un error muy grave bien sea si la empresa no anda bien o si las ganancias son buenas, porque a la larga es como la vida de una torre de naipes: tarde o temprano todo va a venirse abajo.

Por lo tanto, para empezar puede dirigir su esfuerzo en brindarle una mejor atención. Pero si ya el problema ha surgido, lo mejor es tomar los siguientes consejos para administrar la situación de la mejor forma posible:

  • Es fundamental que su cliente se sienta atendido y escuchado. Especialmente cuando está reportando algún problema o queja. Por lo tanto, la empresa debe comunicarse con el consumidor y si hubo errores con el producto o el servicio se requieren unas disculpas sinceras por parre de la organización. Aquí también entra el hecho de que la respuesta ante una situación indeseada con un cliente, debe ser a tiempo.
  • Debe haber una compensación. Queremos que la experiencia del cliente sea excelente, así que si hubo alguna práctica negativa, la misión es revertir esa situación y unas simples disculpas no son suficiente.

Por último, es preciso destacar que en el mundo 2.0, la comunicación del cliente puede ser pública y si hay un contexto engorroso y es divulgado en las redes sociales, hay que cumplir con los pasos anteriores orientados a estas plataformas. Tome en cuenta que el cliente pudiera usarla para hablar bien de su gestión ante el problema.

Para saber más visita Negocia en Miami.

Deja tu comentario: