Miami sigue gozando de su sempiterna actividad social, ahora algo más "casera" por la pausa veraniega, pero igual de divertida. Una de las mejores fiestas ha sido la que la famosa diseñadora de interiores Sam Robin ofreció en su casa el pasado 4 de julio, una simbiosis perfecta de juventud y madurez, invitados internacionales, música y baile, increíble comida gourmet, derroche de fuegos artificiales y uno de los atardeceres más hermosos que hayamos disfrutado en nuestra ciudad.

Para quienes no la conozcan, Sam es una de las grandes historias de triunfo, ejemplo y prominencia. Llegó a Miami en 1979 tras divorciarse del abogado Richard C. Robin, padre de su único hijo y gran amor: Gregory. Se había convertido en una de las diseñadoras jóvenes más buscadas en su Chicago natal, y Miami la recibió con los brazos abiertos y con una envidiable lista de clientes: la multimillonaria norteamericana Leona Hemsley, el célebre Adnan Khashoggi, el jeque Mohammed de Dubai e incluso el actor Don Johnson y su esposa de entonces, Melanie Griffith, a quienes les diseñó sus casas de Miami, Colorado y California. Incluso Gianni Versace fue otro de sus grandes clientes cuando se mudó a South Beach. Sam solía llevarle sus dibujos a la preciosa mansión frente al mar, en Ocean Drive, del diseñador: Casa Casuarina. Ella fue la creadora de sus boutiques en Miami y de otras 15 que Versace abrió en Latinoamérica. En 1990 conoció al que se convertiría en su socio y compañero, el aristócrata italiano Francesco Caracciolo di Marano, un atractivo y sumamente perfeccionista diseñador de muebles apasionado por los animales y la naturaleza. Ambos fundaron Sirio, una espectacular marca de muebles, y más tarde, en el 2010, RobiCara, una división de Sirio con la que diseñan lujosos muebles de estilo italiano (aunque sus piezas más exóticas las hacen en las Filipinas) y que atiende clientes privados, sólo con cita previa, en su precioso showroom de Ironside.

Francesco, por supuesto, estaba en la fiesta. También Gregory, que a sus 41 años se ha convertido en un exitoso artista, singular y "orgánico", y ha expuesto sus obras en Miami, Roma, Nueva York y Berlín, ciudad que acaba de comisionarle el diseño de un gran jardín municipal de esculturas orgánicas y donde vive con su linda esposa alemana, Esther Morweiser, y su pequeño hijo River, auténtica locura de Sam. Otros invitados aquella noche: la mítica fotógrafa persa Iran Issa-Khan, su coterráneo Ali Mahallati, banquero y asesor financiero que reparte ahora sus días entre Teherán y Miami y acaba de encontrar su "media naranja", una bellísima persa llamada Naza; la pizpireta cubanita Michelle Areces, alias "Fenómeno" (porque, pese a lo chiquita que es, ¡logra maravillas!), dueña de una de las mejores empresas de producción de eventos y catering del momento, Petit Pois (les contaré más de ella, de su empresa y de sus planes en otra columna), con su marido Nima Zandy, también persa y fundador de Nimka Advertising + Design; la boricua Silvia Karman Cubiñá, directora ejecutiva y curadora principal del Bass Museum, con su esposo Alfredo; el ecuatoriano Lucho Noboa y su bonita esposa, de origen venezolano, Andrea; el adorable colombiano Lolo Sudarsky (el "rey de los diamantes") con su linda esposa Giannina Botero, una diseñadora de joyas que promete y con quien acaba de tener, hace aproximadamente un año, a su pequeño y precioso Nahum; María Elena Uzcátegui con su guapa sobrina Paola Chiarelli, Lily Zanardi, Frank Amadeo, Bárbara Becker y su novio argentino Juan López Salaberry, etc.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuál cree que será la principal consecuencia de la consulta popular que se celebró en Venezuela?

Maduro suspenderá la Constituyente
Convocarán elecciones generales este año
El Gobierno desconocerá la consulta y se intensificará la crisis
La oposición incrementará la presión popular
ver resultados

Las Más Leídas