Embed

SEÚL.- Lee Jae-yong, vicepresidente y líder de facto del grupo empresarial surcoreano Samsung Electronics, fue condenado a cinco años de prisión por intento de soborno, malversación y falso testimonio, informó el tribunal de distrito de Seúl.

La Fiscalía pedía 12 años para Lee, de 49 años, en conexión con un escándalo de corrupcción que alcanzó a la ex presidenta Park Geun-hye, destituida de su cargo en marzo de este año.

Lee, que está bajo arresto desde febrero, apelará el fallo, en el que también se lo considera culpable de ocultar en el extranjero su fortuna e ingresos procedentes de negocios ilegales. El empresario niega todos los cargos.

"El punto central de este caso es la estrecha vinculación entre el poder político y el económico", señalaron los jueces, citados por la agencia nacional Yonhap. Lee estaba en posición de sacar ventaja como ninguno de esta situación, añadieron.

Otros cuatro altos cargos de Samsung, la empresa número uno mundial en smartphones, fueron condenados hoy también a penas de cárcel o penas en suspenso.

Los investigadores acusan a Samsung de pagar altas sumas a empresas y fundaciones de Choi Soon-sil -una amiga cercana de Park- y a su familia. A cambio, Samsung habría obtenido apoyo político para la fusión de dos filiales hace dos años, en un negocio por valor de 43.300 millones de won (32,5 millones de euros/38,4 millones de dólares). Una parte de este dinero fue malversado de las cajas de las compañías.

El vicepresidente de Samsung habría pagado entre otros 7.200 millones de won (6,4 millones de dólares) para el entrenamiento de hípica de la hija de Choi Soon-sil. El tribunal consideró la transferencia como un intento de soborno. Además habría pagado otros 1.600 millones de won a una organización de deportes de invierno de una sobrina de Choi.

La condena es un duro golpe de imagen para Lee y para el mayor conglomerado familiar del país, al que pertenecen, entre otros, un astillero, empresas de construcción, una aseguradora y un parque de atracciones. A largo plazo podría surgir un vacío de poder que dañe la estrategia de la firma.

Se desconoce cómo se verá afectada especialmente la compañía insignia del grupo, Samsung Electronics. En el segundo trimestre el gigante de la electrónica tuvo ganancias de 11 billones de won gracias a los buenos negocios con su división de chips y el éxito del modelo de smartphone S8.

Lee es hijo del antiguo jefe del grupo Lee Kun-hee, quien sentó las bases del éxito de la firma pero ahora se encuentra muy enfermo. A causa de otro escándalo, Lee Kun-hee abandonó las riendas de la empresa hace casi diez años.

Choi y la ex presidenta Park están siendo juzgadas en procesos separados. Park, que se encuentra detenida, está acusada de haber presionada a la caja de pensiones del país para que aprobara la fusión entre las filiales de Samsung. De ser declarada culpable, podría ser condenada incluso a cadena perpetua.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuáles creen que deben ser las prioridades para el nuevo alcalde de la ciudad de Miami?

Transporte
Seguridad
Vivienda asequible
Infraestructura para enfrentar inundaciones
Control de la construcción
ver resultados

Las Más Leídas