Apple presentó el martes tres nuevos modelos de smartphone: dos versiones del iPhone 8, que mantienen el diseño y las líneas de precio de los anteriores, y el nuevo iPhone X, que se vende por encima de los 1.000 dólares. Pero el precio no es lo único que los diferencia:

- Pantalla: El iPhone 8 tiene dos versiones, la estándar con un tamaño de 4,7 pulgadas y la Plus, de 5,5 pulgadas. El iPhone X es el primero de Apple con pantalla de tecnología OLED y mide 5,8 pulgadas, pero como la empresa de la manzana prácticamente ha eliminado el marco de la carcasa, el tamaño total es apenas algo mayor que el del iPhone 8.

- Identificación: Mientras que el iPhone 8 mantiene como los modelos anteriores el sensor de huella digital, en la nueva gran pantalla del iPhone X no había sitio. Competidores Android de Apple lo colocaron en la parte posterior de la carcasa, pero finalmente la firma decidió prescindir por completo de él, pese a que al parecer hizo pruebas primero para incluirlo dentro de la pantalla. En vez de ello, el iPhone X apuesta por el reconocimiento facial, bautizado como Face ID. Para ello hay varios sensores en la parte superior de la pantalla que captan la imagen en 3D (para no poder ser engañado por una foto) y que reconocen el usuario incluso con distintos peinados o con o sin barba.

- Nuevas funciones: Un efecto secundario del reconocimiento facial es que los sensores pueden captar los gestos del usuario y trasladarlos en tiempo real a emojis animados -bautizados "animoji"-. Tanto el iPhone 8 como el iPhone X comparten en cambio la carga inalámbrica, así como un nuevo modo de iluminación para retratos con edición digital.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario