Los drones volarán con autonomía para acciones de rescate
El experimento consiste en que un dron con una cámara térmica ayude a encontrar a un niño perdido entre los cañaverales de una isla. El dron envía sus datos de posición al centro de control del que ha partido.

Todavía no se ha desarrollado del todo la tecnología para que haya drones que lleven bolsas de sangre rápidamente al hospital o que busquen a personas perdidas en terrenos de difícil acceso, pero se trata de una visión de futuro cada vez más cercana.

Normalmente, los pilotos siempre tienen que tener a la vista el dron que están controlando con los mandos desde el suelo, pero en la prueba que se está realizando hoy en Alemania el aparato sube horizontalmente, vuela sobre el tejado y desaparece. El objetivo es probar una nueva tecnología que transmite la posición del dron a una pantalla en la central de control para que pronto los drones puedan volar de forma autónoma y segura.

Por ejemplo, para llevar medicinas a una isla lejana o bolsas de sangre de un hospital a otro. Por el momento, estos aparatos constituyen más bien un problema de seguridad aérea. En 2015 los pilotos informaron de 14 incidentes cerca de grandes aeropuertos, mientras que un año más tarde ya eran 60 y, según las autoridades alemanas de seguridad aérea (Deutsche Flugsicherung), en lo que va del año ya son 71.

Por eso, la Deutsche Flugsicherung y la compañía telefónica Deutsche Telekom trabajan en un proyecto para integrar los drones de manera segura en el tráfico aéreo. Para ello los dotan con un módulo de telefonía y GPS desarrollados específicamente para ellos.

"En realidad vendría a ser una especie de smartphone volador", dice Ralf Heidger, de la Deutsche Flugsicherung desde Horneburg, en Baja Sajonia, donde los desarrolladores de la tecnología la están probando en un ensayo junto con la Asociación Alemana de Rescate (DLRG).

El experimento consiste en que un dron con una cámara térmica ayude a encontrar a un niño perdido entre los cañaverales de una isla. El dron envía sus datos de posición al centro de control del que ha partido. "El dron recorre un área enorme para nosotros", dice Robert Rink, de la DLRG.

Con la cámara térmica detecta la presencia del niño y los equipos de rescate reciben las coordenadas del lugar en el que se encuentra en sus tablets. "De esa manera podemos encontrar a la persona rápidamente y ayudarla", explica Rink.

"Hemos visto lo valiosa que es esta tecnología para los equipos de rescate", señala por su parte Thomas Pöggel, de la firma Telekom.

La DLRG lleva tiempo utilizando drones en la búsqueda de desaparecidos, pero hasta ahora siempre como una ayuda, no como un instrumento de rescate en sí. "Nuestro proyecto es que en el futuro los drones puedan sacar, por ejemplo, a una persona del agua", dice Achim Wiese, de la DLRG.

Hay muchos usos comerciales para los drones, por lo que también desde las empresas hay interés en estos pequeños dispositivos voladores, algo que se refleja en las cifras de venta. "Pronto los drones superarán en cantidad de vuelos a los aviones tripulados, y eso implica mucho riesgo potencial", asegura Pöggel.

Las autoridades de seguridad aérea y Telekom están desarrollando por ello una app que permita a un usuario no sólo ver su dron, sino también otros que estén volando cerca. El sistema mostrará hacia dónde puede volar el dron y hacia dónde no, aunque no intervendrá. Como con los aviones, también con los drones "la responsabilidad será del piloto", dice Heidger.