El 2016 fue un mal año para el fabricante surcoreano de teléfonos celulares, que anunció lanzará tres nuevos dispositivos resistentes al agua y al polvo habilitados con Samsung Pay y una batería de más duración.

Samsung quiere comenzar el nuevo año con buen pie y pone a disposición de sus seguidores tres teléfonos de gama media, el Galaxy A3, Galaxy A5 y Galaxy A7 con los que espera hacer olvidar la incendiario Galaxy Note 7 retirado de la producción por las explosiones de sus terminales.

Estos aparatos estarán en el mercado a partir del próximo mes de febrero en ellos se podrán agregar las tarjetas Visa, Master Card o American Express para hacer los pagos utilizando el sistema Samsung Pay de los dispositivos. La marca coreana trabaja con más de 650 bancos y cooperativas de ahorro y créditos.

La otra gran característica de estos smartphones es que son resistentes al agua y al polvo, con certificación internacional IP68 que garantiza un teléfono estanco contra el polvo y protegido contra los efectos prolongados de inmersión. Una certificación superior a la Iphone, su más cercano competidor. Y aunque estos teléfonos son sumergibles, el fabricante, como de costumbre, recomienda evitar introducirlos en agua.

Los nuevos dispositivos dan un salto a la conectividad por USB tipo C que es más rápida que las conexiones habituales. El puerto USB es un paso importante hacia la estandarización de la conectividad que lleva a cabo el fabricante coreano para eliminar los molestos cables y adaptadores. En un futuro se espera que elimine el jack de los auriculares.

El Galaxy A3 traerá una pantalla de 4,7 pulgadas HD con 1280x720 píxeles y una densidad de 312 píxeles por pulgadas. Tendrá 2 GB de RAM como apoyo y 16 GB de almacenamiento interno ampliable, mediante microSD, hasta 256 GB extras.

El Galaxy A5 se apoyará en una memoria de 3GB de RAM y 32GB de memoria interna que como el modelo inferior puede ser ampliable a través de microSD hasta 256 GB extras. Su pantalla se incrementa hasta 5,2 pulgadas FullHD con una densidad de 424 píxeles por pulgada.

El hermano mayor de la familia es el Galaxy A7 tendrá un procesador de 8 núcleos a 1.9 ghz y 32 GB de capacidad ampliable hasta 256 GB por tarjeta microSD. El tamaño de su pantalla será de 5,7 pulgadas con resolución FullHD.

Los Samsung adictos podrán escoger entre cuatro colores, el Black Sky, Gold Sand, Blue Mist y el Peach Cloud.

Las baterías fueron el talón de Aquiles del Note 7 varios aparatos incendiados aparecieron en las noticias de todo el mundo. Según los datos del propio Samsung 24 aparatos se incendiaban por cada millón vendido. Tras identificar y solucionar el problema, el fabricante coreano ha dotado a sus nuevos dispositivos de un sistema de carga rápida para sus baterías de larga duración de 3600 mAh.

Todos los aparatos contarán con cámaras frontal y trasera. La frontal de 8 megapíxeles y la trasera de 16; en el Galaxy7 serán ambas de 16 megapíxeles. Los amantes de Selfies podrán tomarse las fotos con sólo tocar cualquier área de la pantalla también provista de flash.

Samsung incorpora nuevos filtros para la edición de las fotografías. Llama la atención el modo “comida” creado para otorgar mayor realidad a las fotografías que hacen los clientes en los restaurantes de sus platos humeantes coronados con deliciosos quesos fundidos.

La generación Galaxy A del 2017 llegó rápido para hacer olvidar el negro 2016.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario