La empresa alemana de modelismo Revell acaba de presentar un mini-dron con cámara que quiere ser una alternativa a los palos de selfie.

El aparato se llama C-Me y tiene el tamaño de un celular. Se puede llevar en el bolsillo porque los rotores se pliegan en la carcasa. Tras el encendido el aparato se posiciona orientándose en base al smartphone con el que está conectado y saca fotos desde tres o cinco metros de altura.

Las fotos y los videos Full HD de la cámara de 8 megapíxeles se pueden subir de inmediato a las redes sociales a través de la aplicación que lleva incorporada. El C-Me se venderá a partir de abril en negro, rojo, lila o turquesa por unos 200 euros (210 dólares).

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Los decretos sobre inmigración firmados por Trump le generan:

Confianza
Seguridad
Incertidumbre
Temor
ver resultados

Las Más Leídas