MIAMI.- Miembros del exilio venezolano se congregaron este jueves frente a las oficinas de Dinosaur Financial Group, en Brickell Ave, por haber servido como intermediaria en la compra de los Bonos de PDVSA realizada por Goldman Sachs, transacción que señalan ofrece un "oxígeno" al Gobierno de Nicolás Maduro.

Embed

Exiliados convocados por Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex) gritaron consignas en inglés y en español en las inmediaciones del edificio 848 de Brickell Ave.

"Rechazamos la compra por 860 millones de dólares, que constituyen un oxígeno para un régimen que está violando los derechos humanos y que de no tener estos auxilios le quedaría muy poco tiempo en el poder", dijo a José Antonio Colina, presidente de Veppex.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario