Embed

A CORUÑA.- El director de orquesta Gustavo Dudamel ha animado este jueves a los casi doscientos jóvenes del programa Abanca ReSuena a divertirse con la música desde su pequeño papel dentro de un gran grupo que crea "energía".

Los 186 pequeños, de entre cinco y doce años, han recibido a Dudamel en el CEIP Alborada del barrio coruñés de Elviña al ritmo de Chamambo, de Manuel Artés, junto con el Coro Manos Blancas, centrado en el lenguaje de signos para sordomudos.

Gustavo Dudamel ha llegado junto al presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, y al director general de Responsabilidad Social Corporativa y Comunicación de Abanca, Miguel Ángel Escotet.

"Lo más importante es divertirse. No tenemos que hablar profundamente del arte musical en el aspecto técnico sino pensar en que tocar en una orquesta es muy divertido. Cada uno hace una pequeña parte y lo que sale es una energía", ha subrayado el director de orquesta.

Ha animado a los pequeños a "creer en lo que hacen y a trabajar fuerte por ello" porque, según sostiene, "no hay nada más divertido que hacer música".

Durante su estancia ha podido dirigir la orquesta y los pequeños músicos también han tocado para él el Himno de la Alegría, de Beethoven, tanto en su versión tocada como cantada.

Varios de los estudiantes que forman parte del programa Abanca ReSuena han pedido a Dudamel un autógrafo en sus partituras, que quedarán para el recuerdo.

Juan Carlos Escotet también ha mostrado su satisfacción por el resultado de estos meses y ha asegurado que sale "con las pilas cargadas".

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario