Embed

Ahora, el proyecto de ley, y las decenas de preguntas que aún lo rodean, pasará al Senado, en donde la tarea no será fácil. Sin apoyo demócrata y con todavía varios "no" republicanos, sólo harían falta tres votos negativos para hundirlo.

 

Deja tu comentario