El “zorzal criollo”, Carlos Gardel, hizo famosas a través de sus canciones frases célebres que poco a poco se impusieron con naturalidad en el marco de la sociedad emergente de la época.

Una de ellas, dentro de la versión del famoso tango “Volver”, cuyo video clip está todavía vigente y con frecuencia lo disfrutamos en las redes sociales, es "20 años no es nada”, como una forma contundente para afirmar que el tiempo no importa cuando la dimensión de nuestros sueños y esperanzas están por encima de la propia vida. Es una conjugación perfecta entre amor, inspiración, deseos y el tiempo.

Te puede interesar

La vida tiene varias ópticas según la apreciación y la inmensidad poética de cada persona, porque en el fondo, cada uno tiene una parte sublime del poeta enamorado, aunque sea de la luna, pero jamás de un huracán llamado Dorian.

Para algunos, la vida la equiparan a subir diariamente una inmensa cuesta o camino lleno de sorpresas, buenas o malas, pero en definitiva marcan la pauta permanente de trabajo, formación, sacrificio y logros efímeros o permanentes que, al final, representan la recompensa de ver cristalizados los sueños juveniles y las aspiraciones personales, y muchas veces los pedimentos privados formulados ante Dios.

En días pasados le escribí esta reflexión al hermano y amigo, Luis Medina, un destacado empresario artístico venezolano con más de 40 años en este país, que lo vio iniciarse desde muy joven en esta difícil y comprometida labor de promotor y productor de nuevos valores, a su cuartel general, en UNO Production, en Los Ángeles, California, con motivo de su cumpleaños:

“Siempre hay que hacer un alto en el camino, para descansar, reflexionar, evaluar y recordar los detalles, cuando decidiste en el ayer, marcharte de tu tierra natal, El Tocuyo, estado Lara, Venezuela para viajar a USA a buscar y construir tus propios sueños, hoy felizmente logrados, y alcanzados en buena lid ¡feliz cumpleaños hermano”.

Esta prueba es aplicable a cualquier mortal de este mundo, es una ley inexorable de la vida. Ella está diseñada para quienes tienen sus propios proyectos, sus aspiraciones racionales y su capacidad de audacia y sacrificio para luchar, caminar su trocha y al final del camino obtener la recompensa de haber alcanzado sus metas y objetivos personales. El legado bíblico expresa: “El que nada sacrifica, a nada tiene derecho”.

Toda esta relación sentimental, racional y filosófica, encierra una postura definida frente al tiempo y sus retos. Algunos finalizan, sin penas ni glorias, por ser conformistas, tímidos y pocos audaces para las tomas de decisiones que pueden representar un cambio radical de sus vidas, pero nunca lo intentaron, terminaron siendo “seres normales”. La vida no solo puede ser, estudiar, trabajar, comer, ir al baño hacer sus necesidades, dormir y luego repetir el mismo ciclo ocioso cada día hasta fallecer.

Pero aquellos que rompieron con los preceptos tradicionales, navegaron en aguas borrascosas, sin temor o miedo a naufragar, al final de su viaje con sacrificios y penurias, lograron la victoria con satisfacciones e inolvidables experiencias, que los hacen seres humanos distintos, son modelos a imitar, porque siembran una conducta distinta donde el valor, la audacia, los sueños y la perseverancia son los eslabones fundamentales de un cambio integral. A ello agregamos el respeto total a los valores morales, éticos, religiosos y familiares, como pilares básicos de su personalidad.

La conquista en el tiempo de un peldaño o escalón cada vez más alto, son signos positivos de crecimiento claro y sostenido. Todo liderazgo social, político, gremial, artístico o empresarial se desarrolla mejor mientras más intensa sea la obra de formación profesional. Mientras más alto llegues, más bajo deben ser tus vuelos alrededor del círculo social donde te mueves, es una forma práctica de combatir el engreimiento, la cultura de la adulación, la autosuficiencia, la petulancia, el personalismo y el caudillismo personal, enemigos de una sociedad sana, física y mentalmente.

La historia siempre ha sido de los hombres y mujeres que, con prudencia, racionalidad, inteligencia, tolerancia, audacia y perseverancia, han logrado alcanzar sus teorías ideológicas, con el respeto a los valores éticos, pluralistas, democráticos y profundamente humanos, el liderazgo de los grandes acontecimientos históricos del mundo. No todo el mundo es líder.

La razón que me mueve a expresar libremente estas reflexiones personales es que Venezuela está atravesando una crisis final y definitiva que la coloca a la puerta del cambio histórico universal, por ser un proceso diferente e inédito, el cual servirá a futuro como modelo de referencia, cuya responsabilidad directa está cifrada en un liderazgo joven, inteligente audaz y valiente, combinado con factores de experiencia práctica y sapiencia política, convirtiéndose en un ingrediente explosivo a la hora de las definiciones finales.

Ellos necesitan de los políticos veteranos las debidas orientaciones y directrices en conjunto para lograr la deseada derrota de la dictadura castro-comunista en Venezuela, y de los intelectuales y medios, la debida tolerancia y comprensión a sus nobles ideales y lucha permanente.

Gracias a la vida, tuve en mi época de dirigente juvenil y en mi etapa de formación y madurez, las enseñanzas y orientaciones de venezolanos insignes como maestros de la política, y de la diversidad ideológica universal, entre ellos al ilustre “Maestro de América”: Luis Beltrán Prieto Figueroa.

La otra es de índole personal, este sábado 31 de agosto logré llegar por el camino tortuoso, duro y sacrificado, a cumplir 72 años en el combate diario por la vida, cuestión que me llena de satisfacción personal, porque todavía tengo en mis reservas particulares, fuertes cargas físicas y mentales, para ayudar a la derrota eminente en esta etapa final de la dictadura, y la proximidad de aportar a la construcción de la nueva Venezuela democrática y pluralista, en un régimen de libertades políticas y económicas, que puedan disfrutar nuestros hijos y nietos.

Dios nos ayudará a ver estos dos procesos convergentes y simultáneos: destruir la tiranía chavista y construir inmediatamente la Venezuela democrática. Esas son nuestras dos tareas principales en forma unitaria en los próximos tiempos de la constante lucha por el progreso y la libertad. Todos unidos.

Agradezco mucho a mis lectores, seguidores, familiares, esposa e hijos, y amigos por sus reiteradas manifestaciones de sincera amistad en la oportunidad de mi onomástico. Muchas Gracias y bendiciones también a mis hermanos de crianza, niñez y juventud, en Ciudad Tablitas, en Catia, parroquia Sucre de Caracas, nuestros sueños se han venido cumpliendo de las manos de Dios y de nuestra Santa Madre María.

A pesar de la inesperada presencia de “Dorian” en Florida, ¡Hoy le canto, gracias a la vida, a mis prosas de amor y esperanzas!

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas