MIAMI- Desde el garaje de su vivienda en Seattle (estado de Washington), Jeff Bezos soñó a lo grande. Desde el nombre de la compañía que buscó para que comenzara con A y siempre estuviera delante alfabéticamente, tras un capital inicial de 300.000 dólares prestados por su padrastro y su madre.

Y desde el mundo de los libros, Bezos, con su predilección por la Amazonia, creó en 1995 su empresa digital. Nació así Amazon.com, la tienda online de libros más grande del mundo.

Te puede interesar

Sin embargo, las notables ganancias llegaron a partir del 2010 cuando Amazon comenzó a consolidar su diversificación de ventas online y adquirió fabricantes y proveedores de primera línea, tras la recesión económica del 2008.

Amazon pasó del mercado de la literatura a una visión general que supliera las necesidades crecientes de los consumidores a precios asequibles. Mediante la red comercial virtual que ya había logrado, Amazon se convirtió en el “Rey de los negocios minoristas y de las plataformas de nuevas tecnologías”.

Actualmente, el enorme imperio de Bezos se especializa en el eCommerce (comercio por internet) y los sistemas cloud.

Amazon compra decenas de compañías emergentes

Sólo en el 2019, Amazon compró Canvas Technology (robótica y automatización), Aero (especialistas de sistemas wifi en viviendas), dispatch (fabricante de softwares), CloudEndure (empresa de la nube y procesos automatizados) junto a TSO Logic (también experta en la nube). En mayo, Amazon se hizo con Adserver de Sizmek, así como su herramienta Dynamic Creative Optimization, enfocada en reforzar su ya potente sistema publicitario.

El monopolio de tecnología y mercado por internet también adquirió ese mismo año a E8 Storage, una firma de tecnología de almacenamiento de información, e Internet Games Database (IGDB), la compañía que domina la base de datos de la industria de videojuegos, entre una extensa lista desde 1999 cuando adquirió Alexa.com y luego twitch.TV, Zappos.com. y decenas de otras compañías emergentes.

Entre los sectores que Amazon abarca se encuentran comercio y compras, tecnología celular, inteligencia artificial, datos y análisis, electrónica de consumo, alimentos y bebidas, ciencia e ingeniería, tecnologías de la información, medios y entretenimiento, mensajería y telecomunicaciones; servicios de internet, contenido y publicación, Video, diseño, industria farmacéutica, Logística, Robótica e industria eléctrica automotriz.

Amazon ideó su propia red logística de distribución de sus productos. La empresa compró más de 20.000 furgonetas en Estados Unidos (EEUU) y se ha asociado con compañías pequeñas y medianas de transporte, que las alquilan y trabajan para Amazon en los envíos.

El poderío financiero

Desde el 2018, Jeff Bezos es la persona más acaudalada del planeta. En el 2019, facturó un 20.45% más que un año antes. Pero todo eso es agua pasada.

La pandemia le regaló a Amazon la gran oportunidad de ratificarse como el mayor monopolio empresarial minorista de EEUU y muy probable del mundo. Lo sabremos en enero del 2021, luego del cierre anual.

Amazon logró en los nueve primeros meses del 2020 en EEUU un beneficio neto de 14.109 millones de dólares, un incremento del 69% respecto al mismo período del año anterior, en el que se anotó 8.320 millones. El ascenso se fundamentó en el contexto excepcional de la pandemia, según Reuters y Bloomberg.

Las ventas de Amazon hasta septiembre se situaron en 260.509 millones de dólares, un 35% adicional a los 193.086 millones que registró en los primeros nueve meses del 2019.

En el tercer trimestre del 2020, la ganancia neta de Amazon alcanzó los 6.331 millones de dólares, un aumento del 196,67% frente al tercer trimestre del 2019.

Amazon Prime representó un salto relevante en ganancias para la compañía, pero el 2020 fue su consagración histórica. Tan así, que en un momento se vio ahogada frente a la avalancha de solicitudes de consumidores en medio de la pandemia y tuvo que contratar casi 200.000 empleados adicionales, sólo en EEUU.

De acuerdo con estudios, casi el 90% de los encuestados asegura que prefieren a Amazon por la posibilidad de que los envíos sean gratuitos, la política de devolución y que los productos pueden llegar a casa el mismo día en muchas ciudades o al día siguiente.

Esa singular aceptación y satisfacción de los clientes ha empujado también a gigantes minoristas como Target y Walmart a cerrar tiendas y apelar a sus ventas online, un fenómeno que las hizo florecer también en medio de la pandemia.

No por casualidad la opulencia de Amazon ha generado también opulencia, porque sus herramientas otorgan alternativas a la creatividad y a las riquezas. Hoy los anunciantes de éxito han duplicado su catálogo de clientes mediante los servicios publicitarios de Amazon y aprovechan lo que hace mejor que cualquiera: definir los hábitos de compras por internet.

“Amazon cuenta con una base de datos y sabe qué compras”, dijo Daniel Knijnik, cofundador de Quartile Digital, una agencia publicitaria enfocada en Amazon que se encargó de los anuncios para las clínicas y los servicios de jubilación. “Para un publicista, es todo un sueño”.

El negocio publicitario de Amazon tiene un valor estimado de 125.000 millones de dólares, más que Nike o IBM, calcula Morgan Stanley.

La expansión y las ambiciones

La empresa ha expandido la venta de anuncios en video o afiches digitales —los rectangulares y cuadrados que vemos en internet— y les ha ganado terreno a los líderes Google y Facebook.

Pero el imperio de Bezos tenía planes más ambiciosos aún para este año. Junto a Amazonfresh (productos alimentarios), Amazonmusic, el reciente nacimiento de Amazon Pharmacy y su asociación con Blackberry para hacer los autos más inteligentes, ha disparado sus acciones en Bolsa y su capitalización empresarial.

El nuevo contrato le permitirá desarrollar, a lo largo de varios años, una plataforma denominada IVY, que facilitará a los fabricantes de vehículos "crear servicios integrados en automóviles que mejoren la experiencia de los conductores y los pasajeros"; es decir, que un futuro cercano -para producir autos competitivos- los grandes fabricantes de vehículos dependerán también del “Rey de los negocios”.

"Por ejemplo, IVY podrá utilizar los datos del vehículo para identificar el comportamiento del conductor y las condiciones de peligro, como el hielo o los atascos de tráfico, y recomendar al conductor que active las opciones de seguridad como el control de tracción y otros nuevos dispositivos ultramodernos", detalló un informe de Amazon.

La plataforma, omnisciente, podría incluso advertir a los padres si su hijo adolescente está enviando mensajes de texto mientras conduce o supera el límite de velocidad.

"BlackBerry IVY será capaz de ejecutar múltiples sistemas operativos de vehículos y tipos de nubes para ser compatible sin importar el modelo y la marca", indicó Amazon.

Y ni hablar de lo que viene con el sector farmacéutico. Recordemos lo que ya ha sucedido con grandes cadenas minoristas como JCPenny, Sears, Kmart, Macy’s, Victoria Secret y muchas otras casi rendidas ante el imponente poder de Amazon.

Desde hacía tiempo, corrían rumores de que Amazon estaba interesada en el negocio de las farmacias y su entrada podría sacudir este mercado dominado por grandes cadenas como CVS y Walgreens.

En esta farmacia en internet, los consumidores pueden solicitar medicamentos recetados directamente desde su sitio web o mediante una aplicación para celulares.

La iniciativa se implementa dos años después de que Amazon adquiriera PillPack, una farmacia en Internet que ofrece envases de dosis preclasificados y su entrega a domicilio.

"Trabajamos duro detrás de bastidores para manejar las complicaciones sin contratiempos, de modo que cualquier persona que necesite una prescripción comprenda sus opciones, hacer su pedido al precio más bajo disponible y recibir su medicamento rápidamente", explicó TJ Parker, vicepresidente de la nueva unidad de servicios.

Amazon crea y destruye empleos

A pesar de que Amazon ha servido de plataforma para miles de pequeñas y medianas empresas en EEUU, incluso, ha sido un despertar para muchas, es innegable su efecto en la competencia.

Hoy, cientos de millones de personas en todo el planeta agradecen la existencia de un negocio que les pone en su casa cualquier producto a precios inferiores que tiendas convencionales. Y esa predilección entre todos los estratos sociales ha convertido a Amazon en la adoración del consumo.

Durante la peor crisis sanitaria y económica de la historia moderna, Amazon y el resto de las grandes tecnológicas sostuvieron el consumo y la confianza de los inversionistas, pero durante años muchos han perecido frente al poderío de Bezos.

Mientras que los salarios aumentan para una parte de los trabajadores en el sector de tecnología, salud, otras profesiones de alto nivel y sueldos de ejecutivos, para al menos 133 millones de personas en EEUU se mantienen estancados o se reducen entre los más de 165 millones de fuerza laboral activa en el país.

Entre los últimos años y el 2020, Amazon ha creado más de 500.000 empleos en EEUU, pero ha destruido millones de forma directa e indirecta.

Amazon es un promotor de vanguardia de la tecnología de drones o aviones no tripulados. Sus planes para finales de la próxima década es hacer las entregas de la mayoría de sus productos empaquetados a través de drones.

Esa estrategia obligará a las principales compañías de envío de paquetes como UPS, Fedex y la oficina de correos de EEUU (USPS) a adoptar el mismo procedimiento con menos conductores de camiones. Un millón de choferes de camiones transitan en la actualidad por las carreteras de EEUU.

Los planes de robótica

A Amazon no le gusta referirse a sus planes cercanos en robótica dentro de sus centros de procesamiento para reducir al mínimo los costos, duplicar la productividad y acelerar la entrega de pedidos, lo cual dispararía aún más sus ganancias, pero dejaría fuera a decenas de miles de empleados.

A diferencia de los trabajadores reales, los "robots" trabajarían 24 horas, los 7 días de la semana sin descansos para almorzar ni tiempo de enfermedad; tampoco intentarán formar un sindicato y presionar por mejores salarios y beneficios.

Una investigación del conocido Grupo de Consultoría McKinsey estimó que el 60% de las ocupaciones laborales EEUU serán afectadas por la Inteligencia Artificial en el 2030. Y un tercio, el 33%, de ese 60% experimentará una reducción en los empleos y las horas trabajadas.

El estudio revela que para esa fecha, debido al desarrollo de la inteligencia artificial en EEUU y que Amazon promueve, se perderían 31 millones de empleos en Norteamérica.

La política expansionista de Amazon continúa su curso y mientras crea miles de empleos, aniquila millones directa e indirectamente, sobre todo empresas pequeñas, medianas y emergentes que no pueden competir contra los precios que ofrece la multinacional del comercio, sus servicios y el dominio sobre fabricantes y proveedores.

Las graves consecuencias

Si bien el imperio creado por Jeff Bezos en 1995 satisface y enamora a cientos de millones de clientes en todo el mundo, detrás de esa romántica relación comercial y afinidad por las facilidades que ofrece en sus servicios hay una estela de compañías que han sido absorbidas o destruidas por el fenómeno Amazon.

Mercados, centros comerciales, marcas famosas, tiendas y establecimientos han sufrido el poder de una brillante idea en el mundo moderno que impulsa el desarrollo, pero obliga a otros gigantes a seguir sus pasos como Walmart, Target y Kroger. Sin embargo, hasta ahora, Amazon mantendrá su indiscutible puesto número uno con ventas totales en internet de 309.058 millones en el 2020.

Antes del Día de Acción de Gracias, las ventas virtuales superaron los 8.000 millones de dólares, según una encuesta de compras realizada por Mercatus y Bricks Meet Click.

Más de 60 millones de estadounidenses hicieron casi tres millones de pedidos online en noviembre, lo que consolida a las grandes transnacionales del mercado por internet. Las restricciones por la pandemia han favorecido de manera desmesurada el llamado eCommerce o comercio virtual.

Según el sondeo, más del 83% de los consumidores repiten la modalidad de compras virtuales, un 40% superior a lo registrado antes del comienzo de la pandemia.

“Las preocupaciones sobre contraer el virus, los pedidos para quedarse en casa y las restricciones a minoristas motivaron a muchos a probar este servicio en los últimos nueve meses, y ahora una parte significativa de los clientes considera que las compras por internet son una alternativa recomendable frente a un viaje a la tiendas. Esto presenta tanto oportunidades como amenazas para los modelos y prácticas comerciales establecidos ”, dijo David Bishop, socio de Brick Meets Click.

Las compras por internet en el Black Friday aumentaron un 397% en comparación con el promedio diario de octubre, mientras que el tráfico en las tiendas físicas cayó un 52% ese día, según Sensormatic Solutions.

Lo anterior confirma el peligro de una tendencia casi generalizada que atrae por sus beneficios, pero incrementa el peligroso auge de la desaparición física de negocios tradicionales. Y esto más que favorecer la economía de EEUU, basada en la pequeña y mediana empresa, la desarticula progresivamente para convertirla en más dependiente y global, una de las premisas de la llamada Agenda 2030 del Foro Económico Mundial (Foro de Davos), impulsada por sectores radicales y opuestos al desarrollo autóctono y nacionalista de la primera potencia económica del planeta.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.2%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 31.48%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.32%
20660 votos

Las Más Leídas