MIAMI.- Con el peso de un régimen totalitario que suma 57 años y una economía que apenas sirve para sobrevivir, la información se abre paso en Cuba con la fuerza de las nuevas generaciones y el inevitable desarrollo de internet en la isla.

“Hay personas en el Gobierno que están temerosas de lo que puede pasar con el acceso a la red, y hay otros que están convencidos de la necesidad de estar conectados a internet”, manifestó la directora de Studio CreaActivo, Yaima Pardo, durante su visita a DIARIO LAS AMÉRICAS, junto al corresponsal de este rotativo en La Habana, Iván García, y el director de Palenque Vision, Rolando Rodríguez Lobaina, luego de asistir a la conferencia Cuba Internet Freedom, que tuvo lugar en Miami.

Te puede interesar

Pardo ya había planteado su punto de vista en el documental Off-line (2013), cuando abordó “la desconexión de Cuba de internet y la necesidad de masificarla para todos”.

Entonces proyectó la importancia que tendría “estar conectados” para alcanzar “el desarrollo del país”. Un desarrollo que incluya la diversidad de opiniones y el consecuente camino a la democratización.

“Abordé que si no teníamos esta herramienta, como vía de crecimiento social, seríamos disfuncionales como sociedad en el siglo XXI. Descubrí entonces que el acceso a internet no tiene que ver con izquierdas o derechas, ni con el socialismo ni el capitalismo, sino que es como el agua, un recurso al cual tenemos el derecho de tener acceso”, subrayó.

Y luego recalcó: “Las cautelas tienen que ver con los miedos políticos. O sea, internet como medio de democratización, pero esto va más allá de los colores políticos. Hay una inclinación por el uso de internet para hacer avanzar al país hacia un futuro muchísimo mejor”.

Información

Para García, que recoge el diario vivir de los cubanos, principalmente en la capital del país, su labor periodística no sería la misma si el uso de internet.

“Lo que escribo no se puede reprimir porque es lo veo en la sociedad cubana. Un reportero no tiene que ser abiertamente anticastrista para emitir una opinión, y creo que de eso trata mi función”, declaró García.

Más tarde destacó cómo “la obcecación del Gobierno cubano de no darle una mayor apertura a internet está provocando que Cuba se ancle aún más en el pasado”.

Y sobre los reportes de varias organizaciones internacionales, incluyendo Freedom House, que catalogan a Cuba como el país con mayores restricciones a internet en el continente americano, además de portar una de las tasas de acceso a la red más bajas en el mundo, acentuó: “Es contradictorio que un país, en el que el Gobierno se regocija de tener más de un millón de graduados universitarios, tenga un índice tan bajo de acceso a internet”.

Temor

Rodríguez Lobaina planteó las razones que, desde su observación personal, provocan la falta de “conectividad” a la red en el país caribeño.

“Hay que partir del punto de porqué el régimen cubano ha demorado tanto en dar acceso a internet”, reclamó.

A esto añadió: “El Gobierno cubano tuvo temor de darle este tipo de herramienta [con información general] al pueblo, ya que todo lo que venga de una fuente que no sea la del oficialismo, es contrarrevolucionario y daña la imagen de su estructura ideológica”.

No obstante, Pardo aludió al embargo estadounidense comercial y tecnológico que obstaculizó el acceso de la isla a internet años atrás, aunque ello satisfizo entonces “el interés del régimen cubano para mantener el acceso a la información controlado”, como plantearon en su momento varios estudiosos del tema cubano en cónclaves internacionales.

A las restricciones estadounidenses comerciales y tecnológicas, que no incluían entonces el acceso al mercado del resto del mundo, García respondió: “el embargo de EEUU no afecta las relaciones de comunicación. El presidente Obama liberó ese apartado, como parte de su plan de acercamiento y empoderamiento del pueblo cubano en enero de 2015. Hay embargo comercial para comprar ciertas cosas u obtener créditos bancarios, pero respecto a internet no hay embargo”.

Posibilidades

De hecho, según fuentes extraoficiales, la poderosa Google, especializada en productos y servicios relacionados con Internet, ofreció gratis al Gobierno cubano el acceso a su red, pero éste rehusó aceptarlo.

“Con todo su derecho de soberanía, Cuba apuesta por el cable (servicio) Alba 1, que viene de Venezuela”, manifestó García. Y añadió que, ante la demora, no hay interés de invertir en la red de redes: “Todos los millones de dólares que ETECSA (Empresa de Telecomunicaciones de Cuba) recauda, van a parar a la caja fuerte del Estado. Ninguna empresa o servicio puede crecer si no hay inversión”.

Sobre los efectos que la conferencia Cuba Internet Freedom pueda tener en Cuba, García opinó: “La conferencia ya provocó una reacción en el Gobierno cubano, al anunciar que próximamente proveerían servicio de internet en las casas. Hablan de proveer internet a la personas en sus casas, antes del año 2020, pero ya han prometido plazos que no han cumplido”.

Mientras tanto, Pardo abordó la necesidad de usar internet en las escuelas.

“Hay que enseñar a los estudiantes cómo encontrar la información que buscan y diferenciarla de la que no necesitan. También hay que ayudarlos a construir sus páginas web. Todo eso hace falta porque tenemos que existir como país dentro del engranaje de la red. En Cuba hay mucho talento, inteligencia, que el mundo se está perdiendo por estar desconectados”.

Ideas

Para Rodríguez Lobaina, el acceso a internet en Cuba seguirá controlado.

“Creo que el Gobierno cubano tiene un plan, y es mantener la postura de facilitar internet con sitios bloqueados. No creo que esté dispuesto a proveer internet a todos, venga la presión de donde venga. Hay que tener claro que los regímenes totalitarios son regímenes cerrados que necesitan tener el control de la información”, resaltó.

Pardo insistió en “trabajar desde la parte proactiva, no sólo desde la queja. Crear una conferencia en Cuba que conduzca al diseño de una estrategia. Que nuestra posición no sea sólo quejarnos”.

Y sobre las relaciones con los cubanos del exilio y su experiencia en Miami, Pardo aseguró: “No he visto una situación tan polarizada como la pintan en Cuba. Mis posiciones pueden ser interpretadas de varias maneras, incluso que pudieran estar haciéndole juego al Gobierno cubano, pero he sentido mucho respeto por mis ideas. Eso me ha gustado mucho porque no creo en las imposiciones”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas