Por MANUEL GUERRA PÉREZ
Diario de Cuba

Unos 200 residentes en el albergue San Sebastián, en el habanero municipio de Diez de Octubre, permanecen en un limbo legal porque los organismos del régimen de la isla no se ponen de acuerdo sobre la propiedad del inmueble que los acoge.

En el año 2016, la Dirección Municipal de Albergues informó a las decenas de familias residentes en una "comunidad de tránsito" conocida como San Sebastián Primera Etapa, y ubicada en el reparto Vista Alegre, que esta pasaría a ser gestionada por Vivienda. Sin embargo, esa entidad aún no reconoce responsabilidad al respecto, por lo que no pueden obtener la propiedad de las diminutas habitaciones donde residen.

Los vecinos aseguran que han pasado años sin que ninguna autoridad se acerque a ellos, a preocuparse o a darles información.

Eso sucedió "hasta antes de las 'elecciones', cuando la gente decía que no iba a votar", apuntaron. "Entonces vinieron los del Gobierno y nos cayeron a mentiras. Resolvieron su problema de las votaciones y ya no quieren saber de nosotros".

niños-albergue-san-sebastian-diez-octubre-habana-diariodecuba.JPG
La mayoría de la población del albergue San Sebastián la conforman niños y ancianos.
La mayoría de la población del albergue San Sebastián la conforman niños y ancianos.

Al no estar determinada la situación legal de los 43 cubículos (espacios formados por dos habitaciones), a los habitantes de San Sebastián les resulta casi imposible realizar muchos trámites.

"Aquí no podemos hacer ningún trámite legal, no sabemos si estas son nuestras viviendas o albergues del Estado", dijo Marcia Interián, miembro del Consejo Electoral del reparto Vista Alegre. "Tampoco podemos arreglar los techos de tejas de fibrocén, que se mojan por todos lados".

"Yo quería sacar una licencia para vender cacharros aquí, pero como nadie sabe a qué pertenecemos, no me dan el permiso. Tengo necesidad de alimentar a tres niños", comentó frustrado Ramón, residente en la comunidad.

Además de las filtraciones en los techos, los vecinos también sufren el vertimento de aguas albañales, poca iluminación en exteriores y otras afectaciones típicas de los albergues estatales.

Desde que fue construida en 1999 como albergue provisional, la comunidad siempre ha presentado problemas en los conductos de aguas albañales y malas conexiones en tuberías de agua potable.

"Estuve al punto morir de leptospirosis", aseguró Jorge González. "Estuve grave 15 días en mayo. El patio de mi casa continúa siendo una laguna de aguas albañales con peste todo el día".

De las 200 personas que residen en los pequeños cubículos de San Sebastián, según el último censo de 2015, muchas son ancianos y niños.

Ante el abandono de las autoridades y la desprotección, algunos vecinos sugieren que la solución es ir en grupo hacia la Plaza de la Revolución a manifestarse y exigir ayuda.

"No es una protesta, es solo pedirle una respuesta al Partido o al mismo Díaz-Canel. Eso funciona", opinan.

FUENTE: Publicado originalmente en Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas