Los últimos 23 emigrantes ilegales cubanos que estaban en albergue de Gualaca, en Panamá, están siendo trasladados entre este lunes y martes a la capital panameña para ser repatriados a la isla, informa Diario de Cuba.

En el albergue de Chiquirí llegaron a haber en los pasados meses hasta 129 cubanos que habían ingresado a la provincia de Darién, procedentes de Colombia, según las autoridades del Servicio Nacional de Migración.

De ese grupo de más de un centenar, estos son los últimos que quedan.

"Muchos de los cubanos que se encontraban en ese albergue salieron del país por su propia cuenta, debido a la demora del proceso", explica Telemetro.

Algunos estaban "angustiados" por la cantidad de meses que tuvieron que pasar en Gualaca: alrededor de medio año.

A los cubanos que decidieron retornar voluntariamente, las autoridades panameñas han prometido otorgarles un capital de 1.600 dólares y una visa de entrada múltiple a Panamá, a tramitarse en el consulado de ese país en La Habana.

Este grupo de emigrantes quedó varado en territorio panameño cuando Costa Rica se negó a permitirles el paso. Se encontraban haciendo un recorrido internacional para llegar a territorio de EEUU.

Panamá no accedió a acoger estos cubanos en su territorio y legalizarlos, a pesar de la intercesión de Cáritas, de la Iglesia católica y de autoridades locales.

A principios de año, EEUU anunció el fin de la política "pies secos/ pies mojados" que daba facilidades a los cubanos para legalizarse en territorio estadounidense, incluso si llegaban a él ilegalmente (siempre que no fueran interceptados en el mar).

En lo que va de año, Panamá ha deportado a casi un centenar de cubanos a la Isla.

En marzo el Gobierno panameño firmó con La Habana un acuerdo para garantizar un flujo migratorio "regular, ordenado y seguro" que facilita la deportación de los isleños irregulares en el país centroamericano.

FUENTE: DIARIO DE CUBA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario