Embed

dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- La organización y selección del sitio donde será puesto en funcionamiento el tribunal para enjuiciar los crímenes del castrismo está por comenzar en Brasil, anunció a DIARIO LAS AMÉRICAS el secretario nacional del Directorio Democrático Cubano, Orlando Gutiérrez.

En la logística para encontrarle ubicación al proyectado tribunal, iniciativa de la Comisión Justicia Cuba, que fiscaliza los delitos de lesa humanidad cometidos por el régimen de la isla, se cuenta con el apoyo del diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente electo de ese país sudamericano, Jair Bolsonaro.

Gutiérrez, quien asistió el fin de semana pasado a la Cumbre Conservadora de las Américas, que congregó a representantes de la derecha en la región, y en donde el opositor cubano hizo la propuesta al parlamentario brasileño, dijo estar “en conversaciones a diferentes niveles, con diferentes estados e instituciones, y ya en una etapa preliminar para organizarlo y convocar al mismo en el lugar más apropiado”.

En la reciente reunión conservadora en la ciudad brasileña de Foz de Iguaçu, el diputado Bolsonaro respondió a Gutiérrez, en atención a su solicitud, que “sería un motivo de gran satisfacción para Brasil recibir a ese tribunal”, en el que también se llevarían a juicio a las dictaduras de Venezuela y Nicaragua, que dirigen Nicolás Maduro y Daniel Ortega, respectivamente.

“Tanto el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, como el congresista federal Eduardo Bolsonaro, elegido con la mayor historia de votos en el Brasil, y también el prominente intelectual Olavo de Carvalho [periodista y ensayista brasileño], han abierto las puertas a la idea de que Brasil sea sede del tribunal”, afirmó Gutiérrez.

En un reciente evento en la sede de la OEA, en Washington, el exprocurador mexicano René Bolio, presidente de la Comisión Justicia Cuba, había informado que “estamos en conversaciones con un Estado del continente en donde tendremos un tribunal ad hoc” para los fines que se propone ese grupo conformado por diez abogados y activistas de los derechos humanos de diferentes nacionalidades.

Al respecto, Gutiérrez indicó que “nosotros respaldamos la petición hecha por René Bolio, para crear un tribunal ad hoc especializado en los crímenes de lesa humanidad que han sucedido en Cuba”, y añadió que no se descarta que los juicios al castrismo sean también en “cortes regionales, nacionales o internacionales”.

Sobre la posibilidad de tener a Raúl Castro, cabeza visible de la llamada “revolución cubana”, en un juicio por los delitos que se le atribuyen en la isla caribeña, Gutiérrez dijo que “yo creo que estamos en la víspera, estamos en la antesala” de que ese hecho se convierta en una realidad.

Sin embargo, el opositor declaró que “los que deben estar más preocupados son los represores de a pie, la gente que Raúl Castro y Ramiro Valdés utilizan para torturar, herir y golpear. Esos pocas veces se escapan”.

Acotó: “Es importante que los miembros de la Seguridad del Estado cubano, que los miembros de la Policía Nacional Revolucionaria cuando les den órdenes que constituyen crímenes de lesa humanidad, como son la persecución, la tortura, el abuso, las golpizas, que lo piensen bien porque muchas veces los grandes jefes se escapan, no siempre, pero algunos logran escaparse, y son los peones los que pagan los platos rotos”.

Durante la Cumbre Conservadora de las Américas, el filósofo brasileño Olavo de Carvalho sostuvo que un tribunal de esa naturaleza debería juzgar a todos aquellos que “ampararon esos crímenes”, no solo en Brasil sino también en otros países.

La cita continental de la derecha, apoyada por el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, contó con la asistencia de delegados de organizaciones políticas de Colombia, Chile, Paraguay y del país anfitrión, en la que se pronunciaron en contra del comunismo y del Foro de Paulo, que reúne a movimientos de la izquierda latinoamericana.

Primera fase de “Justicia Cuba”

La Comisión Justicia Cuba concluyó su primera fase de labores en la OEA después de documentar, investigar y organizar un cúmulo de evidencias y casos que pesan sobre “la más longeva de las dictaduras latinoamericanas”. Con ese propósito, el grupo integrado por activistas de diferentes países, realizó cuatro audiencias públicas en Miami, Lima y dos en Washington, además de 15 reuniones privadas.

Bolio dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS en Washington que “cumplimos con la etapa de integrar los cuatro expedientes más notorios, dolorosos, evidentes, que manifiestan que la dictadura cubana viola los derechos humanos de manera sistémica y sistemática”.

Se trata de los casos relacionados con el derribo de dos avionetas de la organización Hermanos al Rescate, el hundimiento del Remolcador 13 de Marzo, represión a través de prisión política, "con cientos de casos", y el trabajo esclavo como herramienta que utiliza la dictadura para obtener grandes dividendos, especialmente “exportando médicos”.

Además, de acuerdo con Bolio, “hoy tenemos a 43 criminales detectados con sus nombres, cargos, constancias y evidencias, a quienes podemos llamar claramente criminales de lesa humanidad, encabezados por Raúl Castro y toda una caterva de delincuentes”.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿A quién responsabiliza por el cierre parcial del Gobierno de EEUU?

Republicanos
Demócratas
Ambos
ver resultados

Las Más Leídas