Es común que nuestra sexualidad se vea afectada por la presión bajo la que vivimos en el día a día. Aquí compartimos seis consejos del site especializado en temas de bienestar inspirulina.com para evitar que esto suceda.

- Establezca una fecha. Muy a menudo, el encuentro amoroso es relegado al final de la noche, cuando la pareja está ya normalmente bastante cansada. Una buena solución para romper la rutina de pareja es establecer una fecha para practicar el sexo sin prisas. Olvídese de la agenda y, si es necesario, haga que los niños estén con algún familiar o de excursión.

- Deje a un lado los problemas de pareja. Olvídese de las tensiones de pareja: de hecho, el órgano sexual más importante es nuestra mente. El deseo tiene más que ver con lo que pasa por su cabeza que cualquier otro factor. Resentimientos, sospechas o cólera hacia tu pareja son caminos seguros para enfriar una cálida cama.

- Salta atrás en el tiempo. Los primeros días de la mayoría de las relaciones son normalmente momentos excitantes en los que es imposible dejar de toquetear al otro. Pero como toda pareja sabe, esa fase no dura para siempre y ocasionalmente la vida sexual de la pareja se estabiliza, para mejor o para peor.

- Diversión al sol. La escasez de luz solar puede disminuir el apetito sexual. La luz afecta a la glándula pineal en el cerebro, que para algunas personas juega un importante papel en la actividad sexual. Por ello puede ayudar a su deseo pasar más tiempo al sol.

- Hierbas ‘prosexuales’. Ciertas hierbas tienen la reputación de alentar el apetito sexual. Estas afirmaciones se basan en remedios tradicionales y en la cultura popular, estando aún las investigaciones científicas al respecto en un nivel muy básico. Las principales hierbas ‘prosexuales’ que cuentan con esta reputación son: Muira Puama, Hypericum y Ginseng.

- Atención a los fármacos saboteadores. Algunos fármacos pueden comportarse como enemigos del deseo sexual en algunas personas. Entre los principales culpables se encuentran los tranquilizantes, los relajantes musculares, los antidepresivos, y algunas medicinas que combaten la hipertensión.

FUENTE: INSPIRULINA

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario