Por Roberta Stabile

Si de comenzar un negocio se trata no solamente el dinero es lo más importante. La preparación, por más habilidades o agrado hacia un sector que se tenga, es lo que contribuye a estructurar una oferta de servicios o un esquema de empresa que pueda salir a la calle para que el público pueda consumir.

Entonces ¿Qué mejor forma, que trabajar en una empresa que se relaciones o se encuentre en el mismo rubro que desea explotar? Número uno le va a dar experiencia y conocimientos que puede complementar con algún curso.

Otro aspecto que muchos olvidan es la posibilidad de networking que tienen en estos espacios. Y es que mientras trabaja unas 40 horas semanales para la organización de alguien más, puede lograr un beneficio en el momento de establecer redes de contactos que le pueden funcionar perfectamente cuando usted logre montar una empresa propia.

Asimismo, si de recursos se trata mientras se trabaja se pueden hacer dos cosas: la primera comenzar de poco a poco tu nuevo negocio, mientras el empleo paga las cuentas y ya luego puede dedicarle toda su energía a su negocio.

Deja tu comentario: