“¿Quiénes han atentado contra un gobierno legítimamente constituido? ¿Quiénes han convertido a Venezuela en una sucesión de cooperantes que han entregado a la patria a intereses extranjeros? ¿Quiénes llegaron al poder habiendo sido sobreseídos de delito de traición y sublevación y hoy encarcelan y torturan a inocentes defensores de principios republicanos? Enderecemos la brújula...”

Traicionar es un señalamiento muy fuerte para emplearlo con ligereza. Con un tremendismo colosal se busca reducir y destruir la moral y los ímpetus ajenos, sin importar rango ni categoría. A Bolívar, Miranda o Santander se les endilga de traidores o traicionados. Y en el transcurrir de la historia ¿es justo mutilar la grandeza de estos hombres por razones ideológicas, pragmáticas o fanáticas?

Te puede interesar

Cuidado con aquellos “conflictos de intereses” donde el verdadero aprieto no es ético ni principista, sino personal e individualista. Ahí –por cierto– tampoco reposa traición sino una supina y crasa ignorancia.

De la traición a la banalización

En el ámbito del derecho la traición es el delito que comete un civil o un militar cuando atenta gravemente contra la seguridad de la nación. Conspirar contra el gobierno, sublevarse frente a las autoridades, realizar actividades terroristas o cooperar con naciones enemigas son algunas de las acciones consideradas como traición y penadas por la ley […] El DRAE nos dice [traición] es del latín traditĭo, falta que quebranta la lealtad o fidelidad que se debería guardar hacia alguien o algo.

En derecho, traidor es aquél que se subleva contra autoridades LEGÍTIMAS. Y en lo cotidiano traiciona quien defrauda por no ser leal a una causa, a la sociedad, a un compromiso a un ideal. Judas Iscariote ha sido la máxima representación de la traición cristiana por ser quien entregó a Jesús. ¿Quiénes han atentado contra un gobierno legítimamente constituido? ¿Quiénes han convertido a Venezuela en una sucesión de cooperantes que han entregado a la patria a intereses extranjeros? ¿Quiénes llegaron al poder habiendo sido sobreseídos de delito de traición y sublevación y hoy encarcelan y torturan a inocentes defensores de principios republicanos? Enderecemos la brújula…

Historiadores, escritores, intelectuales, han dicho que “Simón Bolívar no sólo era un traidor y un conspirador, sino también uno de los cobardes y petimetres más prolíficos de la historia […] El 'Napoleón de las retiradas' fue el mote irresponsable que Karl Marx colgó al 'Libertador'.

De episodios trillados va plagada la literatura que intentan desfigurar la gloria de Bolívar [como desfiguramos la propia], como que el título de Libertador le fue “usurpado al general Francisco de Miranda” por ser “el precursor y más precoz de los protagonistas independentistas, creador del nombre de Colombia y de la bandera tricolor que engalana a las repúblicas del norte de Sudamérica”. Agregan con desenfado y manipulación de la realidad “que Bolívar traicionó a Miranda una noche de 1812 para entregarle a los oficiales del Imperio Español; que facilitó el enfrentamiento con José María Córdova; ordenó de manera canallesca el fusilamiento de Piar o saqueó a Santafé de Bogotá en 1814 [dixit Marx, 'Bolívar y Ponte']”. Fin de la cita.

Historias impulsadas por egos, chauvinismos y peligrosos resentimientos que destruyen la cultura, desvían la verdad y arruinan el plasma de cualquier plan liberador.

El 7 de Agosto se cumplen 200 años de la Batalla de Boyacá [1819]. Bolívar acompañado a la vanguardia por Francisco De Paula Santander, José Antonio Anzoátegui, por el jefe del Estado Mayor, Carlos Soublette y por campesinos de Tunja y San Lázaro, derrotaron al ejército realista al mando del español José María Berneiro. ¿Cabe llamar traidor a Bolívar o Santander por sus diferencias? ¡Cuidado! Cuando los simplismos envilecen el verbo y reducen la historia a la banalización, se siembra la semilla de la vanidad, anatema de toda causa superior. ¿Historia reciente?

De San Mateo a Santa Marta

Bolívar nace en cuna de oro y muere en cama de "sabanas rotas"… Cuanta magnanimidad murió en la soledad y la miseria. Cuanto legado. ¿Merecen los fanáticos de la antihistoria llamarle traidor? ¿Algún parecido a la anti política?

Tras Boyacá se logra la independencia de la Nueva Granada y el Congreso de Angostura alumbra la Gran Colombia. En 1821–Congreso de Cúcuta– Bolívar fue declarado presidente y Santander vicepresidente. Visiones distanciadas de la causa independentista dividieron a los próceres. Bolívar centralista, de presidencia vitalicia. Santander legalista, federalista. Predijo Santander: “Las armas os han dado la independencia, las leyes os darán la libertad”, mientras exclamó Bolívar: “Aré en el mar para conseguir la unidad de los comandantes frente a los Españoles”. Diferentes perspectivas pero ninguna traidora. Y el final llegó…

De la grandeza al sepulcro

“Con valor se acaban los males”, dijo Bolívar. Y añadió: “el hombre apoya su moral en las verdades reveladas”. La verdad de Carabobo (1821), de la meseta de Bombón en el Alto Perú (Pampas de Junín/1824), o la liberación de la Nueva Granada de Boyacá (1819). Épicas cuyo valor acaban con la maldad, con la falsa imputación. Honor que excedió a su pasión. Ese es el legado de Bolívar. La gloria de un hombre expresada en hechos, en entrega, en sacrificio y muerte por un ideal.

Destruir la moral de los pueblos y de los líderes por anteponer la propia, hacer apología de la traición con acritud e injusticia, no es coraje. Hacer más, unir más y no renunciar al honor de luchar por la libertad, es nobleza. Lo contrario tampoco es traición. Es peor: ¡Es jactancia! Semilla de la vanidad, anatema…

@ovierablanco

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas