MIAMI.- El primer ministro del Reino Unido, Boris Johson, se reúne con el presidente de la Comisión Europea, Jean- Juncker, para conversar sobre la inminente salida del país de la Unión Europea, Brexit, el 31 de octubre, con el controversial cierre del parlamento británico como telón de fondo.

Sobre el tapete está uno de los temas más candentes del divorcio, cómo será la frontera entre la República de Irlanda, que es miembro de la de la Unión Europea y continuará gozando de beneficios, y el territorio de Irlanda del Norte que forma parte del Reino Unido. El Gobierno británico teme que por ello el país quede sujeto a las leyes de Bruselas aun después de producirse el Brexit.

Te puede interesar

El pleno de la Eurocámara tiene previsto aprobar una resolución en los próximos días, argumentando que no ratificará ningún acuerdo de retirada que no incluya la llamada salvaguarda, una maniobra de Bruselas para impedir una frontera física entre las dos Irlandas.

Ante los temores crecientes sobre las consecuencias sociales y económicas de un Brexit "sin acuerdo", el Parlamento británico aprobó una ley que obliga al primer ministro a pedir un aplazamiento de la salida si no se alcanza un acuerdo para mediados de octubre.

No obstante, Johnson ha dicho que no y que la salida se producirá el 31 de octubre con o sin acuerdo, lo que, según anticipan economistas, podría acarrear una escasez de productos en el mercados, como ciertos alimentos y medicinas, además de provocar problemas económicos graves.

John Bercow, presidente saliente de la Cámara de los Comunes, sostuvo que el Parlamento está dispuesto a tomar fuertes medidas para asegurar que se respete la ley. El influyente legislador dijo que aplicará "creatividad procesal" para asegurar que Johnson no viole la ley.

El primer ministro ha dicho que no solicitará una ampliación bajo ninguna circunstancia y que preferiría aparecer "muerto en una zanja" antes que pedir un nuevo aplazamiento, pero Bercow afirmó que Johnson debe obedecer la ley.

Circunstancias

Hace tres años, en 2016, los británicos acudieron a las urnas para votar un referendo que preguntaba sobre la continuidad del país en la Unión Europea. El 51.9% votó por la salida pero sus gobernantes no han llegado a un consenso acerca de cómo hacerlo.

Bercow dijo que el primer ministro debe obedecer la ley y que le causa "estupor" que se piense en otra cosa.

"Sería el ejemplo más terrible que se pudiera dar al resto de la sociedad", dijo.

Bercow planea dejar su puesto a fines de octubre, pero es evidente que aprovechará sus últimas semanas para asegurar que se respete la voluntad del Parlamento en el asunto crucial de una posible salida "sin acuerdo".

La sesión parlamentaria quedó suspendida durante cinco semanas, pero la decisión de Johnson de suspender el legislativo por un período tan prolongado fue declarada ilegal por una corte escocesa y será analizada por la Corte Suprema el martes 17 de septiembre.

Una sentencia adversa a Johnson en el tribunal más alto del país significaría la reanudación de las sesiones del Parlamento antes de lo que él deseaba, publicó la agencia de noticias AP.

También generaría preguntas acerca de si el gobierno de Johnson mintió a la reina Isabel cuando solicitó su aprobación de la suspensión. Algo que el mandatario ha negado y dijo que es conveniente que la monarca se dirija a la nación.

Por su parte, el presidente de la Eurocámara, el socialista italiano David Sassoli, sostuvo “estar a favor de que los parlamentos estén abiertos permanentemente, particularmente cuando están decidiendo el destino de una gran nación como Reino Unido”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas