MIAMI.- Una campaña titulada “Sin campo no hay país”, que tiene como propósito garantizar alimento a las familias cubanas y evitar que la crisis sanitaria desatada por la expansión del coronavirus termine convertida en una hambruna, fue lanzada por organizaciones independientes de Cuba como una alternativa frente a los deficientes planes gubernamentales que no logran satisfacer las demandas de la comunidad.

La iniciativa es promovida por la Liga de Campesinos Independientes y el capítulo cubano de la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR), que pidieron libertad para la producción y distribución de sus productos, poder fijar por sí mismos los precios y autorización para importar y exportar directamente, incluso desde y hacia Estados Unidos.

Te puede interesar

Asimismo, reclaman la eliminación de “todos los impuestos a productores y procesadores de alimentos” por un término de 10 años y la entrega de “títulos de propiedad permanentes a todos los productores agrícolas”.

Sobre el punto que demanda permiso para la realización de importaciones y exportaciones relacionadas con Estados Unidos, las organizaciones que impulsan esta campaña dijeron que “está comprobado que sus leyes [las de EEUU] no lo impiden, por nuestra condición de campesinos independientes”.

Las asociaciones que promueven la iniciativa recordaron que a pesar de las “tímidas reformas” realizadas por el régimen para favorecer la producción agropecuaria, "Raúl Castro mantuvo el sistema de acopio estatal, los topes de precios fijados de forma arbitraria y la represión de los vendedores y carretilleros urbanos”.

Y agregaron: “Los campesinos cubanos están exigiendo al Gobierno que desideologice y despolitice el tema de la producción agrícola. Vietnam sufría una hambruna cuando en 1986 liberó las fuerzas productivas con reformas de mercado. En cuatro años, ya se autoabastecían y exportaban excedentes de alimentos”.

Estos reclamos se registran en momentos en que los ‘agromercados’ y tiendas en provincias y ciudades de esa nación insular muestran un desabastecimiento que se ha agravado como consecuencia de la pandemia de coronavirus. Además, según algunos cubanos consultados por la prensa independiente, los pocos productos que se consiguen “están con precios por las nubes”.

El campesinado independiente cubano estima que la isla necesita importar el 80% de los alimentos que consume. “Después de seis décadas de fracasos estatales, a las puertas de una catástrofe nacional, mantener el bloqueo interno a los productores privados es un crimen y una colosal estupidez”, dijeron esos colectivos.

Cuba es el tercer país con menos libertad económica del mundo, de acuerdo con un ranking elaborado por la Fundación Heritage. En ese listado también obtienen muy baja calificación Venezuela y Corea del Norte, dos países gobernados por regímenes totalitarios similares al de La Habana.

En Miami, el cantautor Willy Chirino se sumó a esta campaña y en un video publicado en las redes sociales recordó que al triunfar la llamada ‘revolución’ en 1959 en Cuba se dijo que la tierra sería de quien la cultivaba. “Nada más mentiroso que esto”, subrayó.

Chirino, quien se presenta como “un hombre de campo”, añadió que los “grandes latifundistas, los dueños de la tierra, son los del gobierno cubano” y llamó a “levantar el bloqueo interno a la producción agrícola libre”.

Embed

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas